6 claves para un ministerio juvenil culturalmente relevante

“Un joven no es un vaso que se llena, es un fuego que se enciende” —François Rabelais Los adol...


“Un joven no es un vaso que se llena, es un fuego que se enciende” —François Rabelais

Los adolescentes son enérgicos, soñadores y espontáneos, y debemos sacar provecho de esas cualidades. Para hacerlo, hay cosas que necesitamos saber sobre los grupos juveniles:

1. Entender las cuestiones íntimas del desarrollo
Los chicos necesitan de líderes que les presten atención, los valoren como personas y les impartan la enseñanza de la Palabra, pero que también entiendan su transición de niños a adultos. Habrás escuchado que la etapa más difícil de una persona es la adolescencia, esa etapa donde se enfrenta cambios drásticos al nivel (1) físico, (2) intelectual, (3) emocional, (4) social y (5) espiritual.

Al no estar consciente de esa transición que enfrentan tus chicos puedes perder puntos importante para establecer una buena comunicación y llevar a cabo el propósito del trabajo que estás haciendo con ellos.

2. Enfocarse en la gran meta y los propósitos del ministerio juvenil
El líder juvenil efectivo entiende que su tarea es acompañar a su jóvenes a la madurez por esas cinco áreas del desarrollo hasta ayudarlos a ser cristianos que amen a Dios, sirvan al prójimo, sean testigos de Cristo a otros y aprendan a obedecer la voluntad de Dios para sus vidas.

3. Definir programas acertados
Las actividades sociales, retiros y clases deben estar centrados en el punto anterior. La preparación tiene que realizarse con anticipación, revisando la logística: qué recursos se necesita y con qué se cuenta. Realizar una promoción con un mes de anticipación, como mínimo, para que cada cual separe la fecha y así poder tener una buena asistencia.

4. Trabajar relaciones significativas
Los muchachos y muchachas les dan importancia a sus relaciones familiares, y más con sus pares. El guía del grupo de jóvenes debe estar consciente de esto y demostrar lo importante que son para ellos sus relaciones. En esta área el dirigente debe enfocar la importancia de las relaciones sanas y hablar de lo perjudiciales que pueden ser las relaciones insanas.

5. Ejercitar el liderazgo apropiado
El líder debe estar a la vanguardia en aprendizaje, asistiendo a capacitaciones, leer libros de expertos, leer estudios relacionados con el grupo que están dirigiendo. Cuando vayas a pararte frente a un grupo de jóvenes, tienes que estar preparado. No dejes la preparación de la clase para lo último. Tus chicos están pendientes de lo que le digas, y se darán cuenta si no estás preparado. Un buen mensaje debe tener lógica, atención y estilo, un alto propósito, y ser auténtico.

6. Hacer contacto con la cultura que queremos afectar
Tienes que tener vasto conocimiento de lo que enfrentan los adolescentes y jóvenes hoy. Debes conocer sus preferencias, modas, las conversaciones más “in”, los libros de moda, como también esos factores que los afectan negativamente: como el uso de droga, el embarazo precoz, la promiscuidad, padres divorciados, etc.

Espero que este artículo sea de edificación y aprendizaje para ti, querido líder juvenil.
Por Rut Lymari Rivera

Referencias:

  • Leys, Lucas, El ministerio juvenil efectivo.
  • Ronda, Eliezer, Taller: Cómo hablar con contenido sin aburridos a los jóvenes, Cumbre de líderes de jóvenes 2013 en San Juan, Puerto Rico.
  • http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/002003.htm
Para continuar equipando su ministerio descargue la aplicación de La Fuente y suscríbase

    

Related

Rut Lymari Rivera 6990775027477385722

Publicar un comentario en la entrada Default Comments

emo-but-icon

item