$show=home


$show=home

14 AÑOS · 150 EDICIONES · 40.000 LECTORES DEL BOLETÍN.

"La revista #1 para la actualización ministerial del siervo de Dios"

.

.

"¡GRACIAS LA FUENTE! Su dedicación a la instrucción y educación es impresionante. El Dios de toda gracia les guie con gracia y poder. Excelente material, sin desperdicio."

- Esther Rodriguez, Junio 2018

.

"Me siento muy satisfecho y altamente bendecido con los documentos que ponen a disposición; la calidad en contenido y presentación son fabulosos. Dios les bendiga." 

- Pastor Ciro Meza, Junio 2018. 

.

"Muchas gracias y realmente desde hace varios años vengo utilizando artículos de su revista y han sido de gran bendición para mi vida y mi iglesia. Que Dios les siga usando" 

- Pastor Carlos Benavides, Noviembre 2018. 

$show=home


¿Estás avanzando hacia el propósito de Dios para ti como su siervo?

¿O te sientes estancado?

Por Leonard Janz Director Editorial, Revista LA FUENTE

Si eres un cristiano activo debes saber que existe alguien que anda cómo "León rugiente" y quiere impedir tu crecimiento como siervo de Dios.

El primer objetivo del enemigo de Dios es desanimar e inmovilizar a los siervos de Señor, que llevan adelante su obra, su iglesia. Su estrategia es llevar al siervo de Dios a un estado de ineficiencia y pasividad para que su obra no avance.

Personalmente he visto decenas de iglesias donde los ministerios como la escuela dominical o los grupos de estudio y oración han dejado de funcionar, por desánimo y por falta de apoyo.

Por esta misma razón nuestra tarea editorial consiste en inspirar y equipar al siervo de Dios para fortalecer a la iglesia del Señor. Queremos ser una fuente de inspiración, de ideas nuevas, de energía, de creatividad, de conocimientos bíblicos prácticos con estas secciones:

  • Escuela Dominical. Son temas para los maestros de niños.
  • Familia y Educación. Artículos para padres acerca de la educación cristiana en el hogar.
  • Jóvenes y Adolescentes. Contenidos para líderes juveniles y el ministerio juvenil.
  • Grupos Pequeños. Orientación para los líderes de grupos de estudio y células.
  • Romance y Matrimonio. Consejos para los matrimonios de la iglesia.
  • Administración y Finanzas. Instrucciones para la administración de las finanzas de la iglesia.
  • Consejería. Guía para aconsejar y orientar a los hermanos en la iglesia.

Todos los contenidos de la revista LA FUENTE, sean de las secciones de ministerio o de liderazgo cristiano, son presentados de manera sencilla y en formato de bosquejo para poder aplicarlos como charlas, talleres y enseñanza.

$show=post


Cómo leer la biblia

leer la Biblia

¿Quieres aprender a leer la Biblia?

Queremos presentarte las dos formas más importantes de cómo leer la Biblia.
  • Leer la Biblia por ti mismo o estudiar la Biblia por ti mismo.
  • Leer la Biblia en comunidad, con un grupo de amigos.
La Biblia es el registro de la auto-revelación de Dios a la humanidad. Sin la Biblia, podríamos quizás tener una noción de la existencia de un ser supremo que creó y gobierna todas las cosas, pero no podríamos saber realmente quién es Él, ni Su carácter, ni Sus propósitos.

Por esta razón, la Biblia tiene una importancia única para nuestras vidas. Y como tiene esta importancia, es conveniente que la estudiemos, y que la estudiemos bien. ¿Pero cómo estudiar la Biblia? ¿Puede estudiarla cualquier persona?

No es un libro que cayó del cielo 

Es importante saber que la Biblia no nos fue dada en un solo día. No cayó del cielo de una vez. La Biblia es el resultado de una larga historia, y es realmente una colección de 66 libros que se escribieron...
  • A lo largo de unos 1500 años.
  • Por unos 40 autores humanos, entre ellos reyes, sacerdotes, pastores, pescadores, etc.
  • En tres continentes (Asia, África y Europa).
  • Con distintos propósitos y estilos literarios: relatos históricos, poesías y canciones, profecías, cartas personales, etc. 
Uno de los aspectos más asombrosos de la Biblia, y que hace merecer su estudio, es precisamente su composición tan rica y variada, y que sin embargo mantiene una unidad y coherencia fascinantes.

Ganas de entender la Biblia mejor 

No obstante, el ingrediente primordial para ser un buen estudiante de la Biblia es tener las ganas de entenderla correctamente. De esto surge el impulso para todo lo demás, como investigar, reflexionar, llevar notas... ¡y disfrutarlo! Las palabras del primer Salmo deben alentarnos al estudio gozoso y reflexivo de la Palabra de Dios:

«Dichoso el hombre que [...] en la ley del Señor se deleita, y día y noche medita en ella. Es como el árbol plantado a la orilla de un río que, cuando llega su tiempo, da fruto y sus hojas jamás se marchitan. ¡Todo cuanto hace prospera!» (Sal 1.1-3).

El estudio bíblico inductivo 

Mucho del porqué se descuida el estudio personal y familiar de la Biblia en nuestros días, se debe a la idea de que «es un libro difícil». Y como se supone que es difícil, no la estudiamos tanto. Nos damos por satisfechos con leer y tal vez memorizar algunos versículos favoritos, o leer un devocionario cada mañana, pero dedicarnos al estudio de la Biblia... ¡eso lo dejamos a los seminaristas!

Es verdad que ciertos pasajes de la Biblia no son tan fáciles de entender, y algunos pueden ser realmente complicados. Pero esta dificultad puede disminuir considerablemente a medida que crecemos en nuestro conocimiento del contenido general de la Biblia. Y para que esto sea posible, urge recuperar lo que se conoce como el «método inductivo de estudio bíblico», que consiste sencillamente en investigar la Biblia dejándola hablar por sí misma, y se basa en tres principios de operación:
  1. Observación: Descubrir lo que dice el pasaje —quién habla, qué palabras, a quién, dónde y cuándo, qué hay antes o después, etc. 
  2. Interpretación: Determinar lo que quiere decir el pasaje teniendo en cuenta el significado de las palabras en su propio contexto histórico y literario. 
  3. Aplicación: Adaptar las enseñanzas del pasaje a nuestras circunstancias particulares y a nuestra vida personal. 
Para realizar un buen estudio inductivo de la Biblia, es importante...
  • Leer la Biblia, no un libro acerca de la Biblia. Tratamos de escudriñar el texto bíblico sin ayuda externa, como un comentario o la opinión de un experto. 
  • Leer la Biblia en contexto. No se trata de leer trozos aislados de la Biblia, sino en la forma en que el autor hubiera querido que se lea: abarcando un libro entero de la Biblia de principio a fin.
  • Leer la Biblia sin prejuicios. En lo posible, tratamos de echar a un lado nuestras ideas preconcebidas para que la Biblia pueda hablar por sí misma.
  • Leer la Biblia con la mirada puesta en Dios. Ya que el Espíritu Santo es el autor divino de la Biblia y nuestro principal maestro, una actitud reverente y humilde es necesaria para entender Su palabra.
  • Leer, leer y volver a leer la Biblia. No es una lectura casual sino un estudio disciplinado que requiere una seria diligencia en la observación del texto bíblico.
  • No llegar a la Biblia con conclusiones hechas, sino sacar las conclusiones de la Biblia misma basándonos en las evidencias que ella nos provee.

Un ejemplo práctico de cómo leer la Biblia

Pongamos un ejemplo. Vamos a tomar uno de los pasajes más populares de la Biblia: Filipenses 4.13, donde leemos: «Todo lo puedo en Cristo que me fortalece».

A primera vista, este versículo parece sugerir que un cristiano es capaz de lograr cualquier cosa que se proponga, puesto que Cristo lo fortalece. Pero si prestamos atención al contexto de estas palabras y la carta en general, encontraremos algo más.
  1. Observemos. Pablo está «encadenado por causa de Cristo» (Fil 1.13). Está alegre por haber recibido de los filipenses «una ofrenda fragante» que ha sido más que suficiente (4:18). Más allá de sus necesidades, menciona que ha aprendido «a estar satisfecho en cualquier situación», ya sea «quedar saciado» o «pasar hambre» (4:11-12). Entonces asegura que «todo lo puede» en Cristo que le fortalece (4:13).
  2. Interpretemos. Pablo está en prisión y sufriendo diversas necesidades por anunciar el evangelio, sin embargo ha aprendido la virtud del contentamiento: estar satisfecho en Dios sin importar las circunstancias. Así, aprendió a disfrutar de los tiempos buenos como también a soportar los malos, y de hecho confía que, unido a Cristo, quien le da la fuerza, puede soportar cualquier circunstancia en la vida.
  3. Apliquemos. Si estoy haciendo la voluntad de Dios, y a pesar de eso me toca pasar por momentos duros, puedo estar tranquilo sabiendo que estoy unido a Cristo y que Él me dará la fuerza para sobrellevarlo.

Tres principios guías para leer la Biblia

Entonces, debemos llevar en cuenta que sin un estudio serio y atento de la Biblia, corremos el riesgo de malinterpretar incluso los pasajes aparentemente más sencillos. Aquí algunos principios que nos servirán de guía al estudiar la Biblia.

  • A. Para nosotros, pero no a nosotros

Ninguno de los 66 libros de la Biblia se escribió directamente a nosotros, sino a otras
personas que vivieron hace miles de años. Necesitamos distinguir entre lo que fue dicho exclusivamente a la audiencia original y las verdades o principios inmutables que se aplican aun a nosotros hoy (p. ej. 1 Ti 5.22-23).

  • B. Buscar a Cristo en todas partes

La meta de la revelación de la Escritura es mostrarnos a Jesús, para que creamos en Él y le sigamos en la vida (Lc 24.27).

  • C. No solo recipientes, sino canales

Al estudiar la Biblia, nosotros mismos no somos la línea de meta. La intención de Dios es que el estudio de la Biblia nos lleve a ser canales de bendición para otros, que las verdades que hemos internalizado se manifiesten a través de la obediencia práctica y en el contexto de nuestra convivencia con los demás.

¿Cómo está influenciando mi propia vida y a los que me rodean las verdades que estoy aprendiendo de la Palabra de Dios? Sin esto, nuestro estudio de la Biblia, por profundo y correcto que sea técnicamente, terminará siendo pobre y poco productivo para Dios.

Las ventajas de aprender la Palabra de Dios con un grupo

Leer la Biblia a solas diariamente es la forma en que la mayoría de los creyentes nos hemos comprometido con la Palabra de Dios. Sin embargo, para un crecimiento eficaz por medio de la Palabra, hay un segundo aspecto que no debe pasarse por alto: estudiar la Biblia en comunidad.

Una encuesta reciente del Instituto para la Lectura de la Biblia arrojó que el 92% de los cristianos leen la Biblia a solas habitualmente, pero solo el 31% la leen con algún grupo pequeño o de estudio bíblico. Por supuesto, leer la Biblia a solas es algo realmente bueno, pero hay todo un mundo nuevo de comprensión y compromiso esperándonos cuando experimentamos regularmente la Biblia en comunidad.

¿Una práctica perdida?

Durante la mayor parte de la historia cristiana, la lectura personal de la Biblia simplemente no existía. Leer la Biblia era una actividad grupal, ya que la mayoría de las iglesias solo contaban con una Biblia. Fue con la invención de la imprenta en el siglo XV que la Biblia llegó a manos de las personas masivamente. Desde entonces, la lectura de la Biblia se ha convertido en un «deporte en solitario». Y aunque ciertamente es un privilegio tener una Biblia en casa que podemos llamar nuestra, desafortunadamente hemos perdido la antigua práctica de leer y meditar junto con otros en la Palabra de Dios.

Por qué deberíamos

Estudiar la Biblia en comunidad no es una opción para el creyente que entiende el significado bíblico de ser un discípulo de Jesús y que desea consistentemente crecer en su fe. Tenemos una doble razón para estudiar la Biblia en compañía de otros.
  • Fuimos creados para vivir en comunidad. Dios nos creó para las relaciones interpersonales, con la necesidad fundamental de cultivar relaciones significativas con otras personas. «No es bueno que el hombre esté solo» (Gn 2.18).
  • La Biblia fue dada en el contexto de una comunidad. Dios inspiró las Escrituras a lo largo de los siglos, no a personas individuales desconectadas entre sí, sino en el contexto de una comunidad de fe (Ro 3.1-2).
A la luz de esto, es un error ver la Biblia como un libro meramente personal, como «mi recetario personal para el éxito», o «mi guía personal para la espiritualidad y la religión». No es nada de eso, y sería un acercamiento muy pobre a un libro de mucho más valor y trascendencia. En una sociedad cada vez más individualista, que está afectando de hecho la vida de la iglesia, necesitamos adoptar una visión y conciencia más comunitaria de la Biblia.

Ventajas, grandes ventajas

Estudiar la Biblia en comunidad trae muchas ventajas valorables que enriquecen
nuestra experiencia con el mensaje transformador de la Palabra de Dios.
  1. Permite a todos hacer preguntas y compartir ideas. Leer la Biblia en comunidad nos permite a todos preguntar y reflexionar sobre las sorpresas y verdades que encontramos en el texto a medida que avanzamos juntos.
  2. Nos ayuda a leer la Biblia de una manera más auténtica, más reflexiva e incluso más divertida. La Biblia está diseñada para ser leída y comprendida en comunidad, y de esa forma su lectura se vuelve más auténtica, más efectiva, y mucho más segura —gracias al sistema de responsabilidad y ayuda mutua que provee. ¡Incluso es más divertida!
  3. Facilita una comprensión más amplia y más profunda. Tu trasfondo cultural, tus experiencias, tu carrera —realmente todo acerca de ti— te condicionan a leer la Palabra de Dios de cierta manera, enfatizando algunas cosas e impidiéndote percibir otras. La mejor manera de poner a un lado nuestros lentes culturales y personales es leyendo la Biblia en una comunidad diversa. Cuando solo leemos la Biblia a solas, podríamos estar perdiéndonos de mucho.

7 consejos para hacerlo real

Para poder disfrutar realmente de los beneficios de experimentar la Biblia en comunidad, a continuación algunos consejos.

1. Seamos humildes para aprender de otros

Una principal barrera para estudiar la Biblia en comunidad es el orgullo, pensar que no necesito de otros para entender mejor la Biblia. ¿Qué hubiera sido del elocuente y erudito Apolos, de no haberse dejado enseñar por la hermana Priscila y su esposo Aquila? (Hch 18.24-28).

2. Estemos dispuestos

a ministrar a los demás
Para otros, la mayor barrera es diferente: sentirse inadecuados para compartir en un grupo sus pensamientos y opiniones sobre la Palabra de Dios. Si bien es cierto que no todos tenemos el don de la enseñanza, todos podemos ministrarnos unos a otros por medio de la Escritura: «Que habite en ustedes la palabra de Cristo con toda su riqueza: instrúyanse y aconséjense unos a otros con toda sabiduría» (Col 3.16).

3. No lo convirtamos en una búsqueda de la respuesta correcta

La mayoría de los estudios bíblicos abordan la Biblia a base de preguntas y respuestas. Todo lo que tienes que hacer es abrir tu Biblia y buscar la «respuesta correcta». Pero esto reduce la Biblia a un mero libro de consulta. ¿Es así como crecemos en la fe? Mejor, abramos la discusión para opinar y hacer preguntas sobre el texto leído.

4. Leamos grandes porciones de las Escrituras

Leamos una carta completa de Pablo, por ejemplo, o una historia completa del Antiguo Testamento. Leer juntos a través de los libros de la Biblia nos ayuda a apreciar la grandiosa narrativa de la Escritura, y una vez que llegamos a ver la Biblia como una historia y no como un libro de reglas, se vuelve emocionante estudiarla en grupo.

5. Evitemos la «aplicación» como la meta última del juego

Muchos tendemos a preguntarnos automáticamente mientras leemos: «¿Y ahora qué significa esto para mí?» Cuando un pasaje de la Biblia no tiene una aplicación directa para nuestras vidas hoy en el siglo XXI, puede ser difícil saber qué hacer con él. ¡Por eso es que grandes porciones de la Biblia terminan siendo ignoradas! Si vemos algo que creemos puede aplicarse a nuestras vidas, compartámoslo. Pero si no, ¡no pasa nada! No necesitamos morir hasta encontrarlo. Demos gracias a Dios por el pasaje leído y continuemos...

6. Hablemos sobre las cosas que nos incomodan

Hay cosas en la Biblia que son difíciles de digerir. Y cuando estamos en un grupo, a menudo enfocamos la discusión en las partes más fáciles y manejables. Nos cuesta hablar de las partes de la Biblia que nos incomodan. Pero hablar sobre ellas en comunidad puede ser extremadamente útil y valioso. Ayudará a que nuestro grupo se acerque más, y alguien dentro del grupo podría tener alguna pista para hacer el pasaje más comprensible. Incluso si no logramos llegar a una explicación satisfactoria
de un pasaje difícil, luchar juntos por el texto nos acercará más a Dios.

7. Estemos abiertos al desacuerdo

Precisamente, parte de la belleza de estudiar la Biblia en comunidad es la oportunidad de luchar y trabajar juntos por un pasaje para resolver su significado. Sin embargo, es casi inevitable que en algún momento surjan desacuerdos. Cuando esto suceda, tendremos la oportunidad de aprender a ver un pasaje de la Biblia desde diferentes ángulos, al escuchar con atención y respeto otros puntos de vista. Y aunque podamos tener opiniones diferentes, es importante que estas diferencias no se conviertan en un factor decisivo para nuestras relaciones. ¡Esto es parte de crecer y madurar en comunidad!

¿Qué te parece todo eso? 

¿Qué tanto estás involucrado en leer y estudiar la Biblia en comunidad? Si en tu iglesia no acostumbran estudiar la Biblia de este modo, les alentamos a que lo prueben. Lean juntos grandes porciones de las Escrituras y luego abran un tiempo para una discusión grupal. ¡Los resultados les sorprenderán!

COMENTARIOS

Nombre

Actualidad,166,Administración y Finanzas,34,Agenda Evangelica,5,Aplicación móvil,1,Biblia,9,Biblioteca,39,Blog,162,Bosquejos,49,Coleccion de Articulos,3,Colecciones,1,Consejeria,24,Consejería Cristiana,25,Creatividad en la Iglesia,10,Crecimiento de Iglesia,42,Cuidado Pastoral,80,Desarrollo Personal,40,Descargas,9,Destaque,2,Dialogo,22,Ebooks,6,Ediciones 2015,11,Ediciones 2016,11,Ediciones 2017,12,Ediciones 2018,12,Ediciones anteriores,46,Enseñanza,53,Entrevistas audio,3,Escuela Dominical,38,Evangelismo,18,Experiencias,7,Experiencias-de-Lectores,4,Familia y Educacion,32,Formularios,7,Grupos Pequeños,32,Herramientas,1,Historia Cristiana,31,Inspiracion,35,Jovenes y Adolescentes,36,Lecciones,5,Lectores,3,lectores comentan,3,Liderazgo,55,Literatura,23,Mentoreo,9,Misiones,23,Música,1,Navidad,4,nosotros,7,Organismos Evangélicos,6,pagina,7,Peliculas,16,Perfil,14,pie de pagina,1,Portada,2,Predicacion,14,Promo,1,Recursos,21,Recursos Pastorales,31,Romance y Matrimonio,26,Serie,1,Serie de Articulos,11,Taller,6,Temas de Portada,54,Testimonios,8,Video Taller,38,
ltr
item
Revista La Fuente: Cómo leer la biblia
Cómo leer la biblia
Cómo leer la Biblia: Queremos presentarte las dos formas más importantes de cómo leer la Biblia. La Biblia tiene una importancia única para nuestras vidas. Y como tiene esta importancia, es conveniente que la estudiemos, y que la estudiemos bien.
https://4.bp.blogspot.com/-FP5679TyWCA/W-8scH6SYuI/AAAAAAAAJMI/yA-CZygIpewCHRggAg_ouFUNieCOYobEQCLcBGAs/s640/1-Nov.png
https://4.bp.blogspot.com/-FP5679TyWCA/W-8scH6SYuI/AAAAAAAAJMI/yA-CZygIpewCHRggAg_ouFUNieCOYobEQCLcBGAs/s72-c/1-Nov.png
Revista La Fuente
http://www.revistalafuente.com/2018/11/leer-la-biblia.html
http://www.revistalafuente.com/
http://www.revistalafuente.com/
http://www.revistalafuente.com/2018/11/leer-la-biblia.html
true
4363038206331579885
UTF-8
Loaded All Posts Not found any posts VER TODO Leer mas Responder Cancel reply Delete Por Inicio PAGES POSTS Ver todo También te recomendamos estos artículos: Sección ARCHIVE BUSCAR ALL POSTS Not found any post match with your request INICIO Sunday Monday Tuesday Wednesday Thursday Friday Saturday Sun Mon Tue Wed Thu Fri Sat January February March April May June July August September October November December Jan Feb Mar Apr May Jun Jul Aug Sep Oct Nov Dec just now hace 1 minuto $$1$$ minutes ago hace 1 hora $$1$$ hours ago Ayer $$1$$ days ago $$1$$ weeks ago more than 5 weeks ago Seguidores Seguir THIS PREMIUM CONTENT IS LOCKED STEP 1: Share. STEP 2: Click the link you shared to unlock Copy All Code Select All Code All codes were copied to your clipboard Can not copy the codes / texts, please press [CTRL]+[C] (or CMD+C with Mac) to copy