Los desafíos de la iglesia en una Latinoamérica joven (ver infografías)

Una de las realidades más notables de América Latina y el Caribe en la actualidad es su gigantesca población juvenil. De acuerdo a los indicadores de desarrollo del Banco Mundial, el 26% de la población total de la región (unos 570 millones) tiene entre 15 y 29 años de edad, unos 156 millones de jóvenes. De estos, 106 millones (el 70%) son jóvenes por debajo de los 25 años.

Entre oportunidades y desafíos
Esto supone una gran oportunidad que pone a nuestra región en ventaja frente al resto del mundo en muchos aspectos. Mucha gente joven representa un gran capital para el desarrollo socioeconómico, ya que significa más gente que seguirá en edad productiva por más tiempo, con capacidad para trabajar, ahorrar e invertir.

Sin embargo, esta realidad también está planteando grandes desafíos. El mensaje de la I Conferencia Internacional de Población y Desarrollo de América Latina y el Caribe (Montevideo 2013), fue: “América Latina tiene entre sus manos un tesoro. Pero si lo descuida, puede tornarse en una bomba de tiempo”. La advertencia se debe a que esta situación ventajosa de una gran población joven no durará para siempre, “y si la región no prepara ahora adecuadamente a su juventud no podrá enfrentar efectivamente el desafío de sociedades más envejecidas en el futuro”.

Como muestra basta considerar dos cifras preocupantes:
  • Al cumplir los 20 años, casi el 30% de las jóvenes en América Latina y el Caribe ya son madres.
  • Y se estima que uno de cada cinco jóvenes de entre los 15 y 29 años en la región (unos 32 millones) es uno de los llamados “ninis”: ni estudian ni trabajan.


El embarazo adolescente, de hecho, es uno de los grandes desafíos América Latina y tiene relación directa con la pobreza. En cuanto a los jóvenes que ni trabajan ni estudian, el motivo sería que “sólo la mitad de los estudiantes de secundaria se gradúan y más del 50% de los que completan sus estudios carecen de las competencias básicas que los empleos requieren”.



Un reto para la iglesia
La iglesia evangélica en América Latina hoy debe observar esta importante realidad juvenil con sus oportunidades y desafíos, y reflexionar sobre su rol con relación a la problemática que ella plantea. Si desconocemos o cerramos los ojos a la realidad, difícilmente nos prepararemos para hacer algo al respecto. La advertencia de “un tesoro o una bomba de tiempo” también es pertinente para nosotros.

Por ejemplo, un estudio que la Pew Research Center (EUA) realizó entre los años 2013 y 2014 sobre el fenómeno del aumento de evangélicos en América Latina reveló, precisamente, que la juventud constituía “la gran apuesta religiosa” en la región. La conversión a la fe evangélica se producía entre personas de todas las edades y niveles socioeconómicos, pero llamaba la atención que en la mayoría de los países encuestados, grandes cantidades de personas manifestaban haberse convertido antes de los 25 años.

Pero por otro lado, otro estudio del Grupo Barna ha concluido que casi tres de cada cinco jóvenes (59%) que estuvieron activos en una iglesia cristiana durante sus años de adolescencia la están abandonando a partir de la edad de 15 años. Aunque este estudio no se realizó en América Latina precisamente, ante un mundo globalizado como el nuestro, nos permite ver que la iglesia está dejando de ser relevante para muchos jóvenes en la actualidad.

Viendo todo lo anterior, no es exagerado decir que la iglesia en América Latina vive un momento decisivo con respecto a la juventud. Es un tema que necesita ser abordado a nivel global como Cuerpo, pero también a nivel de las denominaciones y localmente como congregaciones particulares. Al parecer, es hora de apostar muy seriamente por los jóvenes.

“Como líderes, pastores y maestros necesitamos estar familiarizados con las dudas y cuestionamientos que los jóvenes y adolescentes tienen hoy.”

La obra de Dios es transgeneracional 
Uno de los aspectos más sobresalientes de los planes y obra de Dios a través de la Biblia es que implica un compromiso transgeneracional. Vemos que la intención de Dios es que cada nueva generación reciba la debida instrucción y el ejemplo de la anterior para que conozcan al Dios eterno y le sirvan de corazón (Gn 17.7; Dt 4.9; Sal 79.13; Mt 19.14; 1 Co 7.14; 2 Ti 1.5). Sin embargo, bien temprano en la historia del pueblo de Dios leemos que este no fue el caso: “También murió toda aquella generación, y surgió otra que no conocía al Señor ni sabía lo que él había hecho por Israel” (Jue 2.10).

Cada generación de creyentes recibe la responsabilidad y privilegio de orientar adecuadamente a la siguiente a una relación viva con Dios. Eludir este desafío siempre ha conducido a desastres espirituales, morales y materiales difíciles de reparar, como nos enseña el libro de Jueces.

¿Estamos preparados para responder? 
Necesitamos preguntarnos y trabajar en cómo podemos responder adecuadamente a la juventud de nuestros días y esto involucra dos cosas:

1. Responder a las necesidades.
En primer lugar, debemos abrir los ojos a las necesidades más sobresalientes de la juventud actualmente en nuestra región. Existen numerosos estudios e investigaciones disponibles en Internet que facilitan datos muy concretos, que serían de mucha ayuda leer y analizar con los padres, líderes y maestros de la iglesia.

Entre las necesidades más grandes se destacan las de carácter educativo y las emocionales. ¿Cómo pueden nuestras iglesia locales responder a estas necesidades?

Como iglesia podemos pensar en estrategias creativas para responder al preocupante índice de jóvenes que no estudian ni trabajan, o que no pueden acceder a espacios laborales más dignos por la falta de capacitación. ¿Qué alternativas podríamos crear y ofrecer?

Una idea. Por lo general, el edificio de nuestra iglesia permanece cerrado durante la mayor parte de la semana. Sin embargo, podría servir muy bien como un lugar donde impartir enseñanzas de algunos oficios de mando medio y otros cursos, como electricidad, mecánica, cocina y repostería, peluquería, informática, inglés, etc. Algunas iglesias en varios países ya lo están haciendo, y obtienen resultados muy alentadores.


Con un grupo de padres profesionales voluntarios y/o convenios con instituciones del gobierno y otras organizaciones, las iglesias locales evangélicas pueden ser la clave para un “avivamiento” educativo y laboral de la juventud en América Latina. Esto también hace parte de ser la sal de la tierra y la luz del mundo (Mt 5.13–17).

Pero también los jóvenes de nuestros días tienen grandes carencias emocionales, debido a una gama muy amplia de situaciones de crisis familiar, como el divorcio de sus padres, la violencia en el hogar, la falta de la figura paterna —o ambas—, etc. En lo que respecta a responder a estas necesidades, ¡la iglesia de Cristo no tiene competencias! Ningún otro lugar sobre la tierra puede ofrecer a estos jóvenes aceptación, estima, consuelo, respeto y calidez humana como la comunión de la iglesia de Cristo.

Pero quizás necesitemos hacernos una autocrítica como iglesias evangélicas y gestionar algunas correcciones de procedimiento, a fin de responder más adecuadamente. Por ejemplo, la segmentación por edades para ministrar mejor a cada grupo es necesaria, pero también puede servir de obstáculo para una comunión más plena de todo el cuerpo. Esto es especialmente cierto con respecto a los jóvenes, a quienes fácilmente terminamos arrinconando en sus “cultos juveniles”, y así se distancian del resto de la familia espiritual.

Los jóvenes necesitan su propio espacio para compartir con sus pares, sí, pero a la vez necesitan un contacto frecuente y desarrollar relaciones afectivas saludables con adultos que los aprecien. Esto es vital debido a la etapa de transición que están atravesando como personas, de convertirse de ser niños y niñas a ser hombres y mujeres.


2. Responder a expectativas.
En segundo lugar, necesitamos llevar en cuenta lo que la generación joven espera de la iglesia cristiana. No nos estamos refiriendo a acomodar el mensaje o los valores de nuestra iglesia “al gusto del cliente”, sino a considerar francamente qué es lo que un joven de esta época espera de una institución como la iglesia.

Una de las razones aparentes de la actual deserción juvenil de la iglesia es que los jóvenes de nuestros tiempos no confían mucho en las instituciones, especialmente si poseen una estructura verticalista de liderazgo y autoridad. Quizás un aspecto que puede ayudarnos a responder mejor en este sentido sea trabajando nuestra manera de organizarnos como iglesia y de realizar nuestros programas, facilitando la interacción y el trabajo conjunto de jóvenes y adultos en un ambiente donde primen la cooperación e interdependencia.

Otra razón parece ser que la iglesia responde poco o nada a las preguntas reales que se hacen los jóvenes hoy. Como líderes, pastores y maestros necesitamos estar familiarizados con las dudas y cuestionamientos que los jóvenes y adolescentes tienen hoy, a raíz de la gran cantidad y variedad de información que reciben en la escuela, la Internet, la música, el cine, etc. Necesitamos evitar todo lo posible “rascar donde no pica”, y provocar su interés y curiosidad sobre lo que queremos enseñarles en la iglesia en lugar de imponer las lecciones. Sin lugar a dudas, una tarea nada sencilla, pero siempre posible con la sabiduría del Señor.

Dos claves: Compromiso y diálogo 
Finalmente, será necesario que los propios jóvenes que conocen al Señor sean conscientes del momento crucial que les toca, y que ocupen su rol en la historia con responsabilidad. Si alguien va a apostar por la juventud, ellos deberán ser los primeros en hacerlo, con una fe sincera y un fuerte compromiso con el reino de Dios. “No permitas que nadie te subestime por ser joven. Sé un ejemplo para todos los creyentes en lo que dices, en la forma en que vives, en tu amor, tu fe y tu pureza” (1 Ti 4.12 NTV).

Animamos a las iglesias a procurar un “diálogo intergeneracional” —si podemos llamarlo así—, que les permita evaluarse dónde están hoy como congregación ante los desafíos de una juventud inmensa por alcanzar con el mensaje de evangelio. Al mismo tiempo, que este diálogo les permita proyectar unidos el rumbo a seguir para un trabajo efectivo entre los jóvenes, tanto entre los que ya están dentro como entre la multitud que sigue allá afuera.

Fuentes: 
• PNUD. “Jóvenes”. En línea: bit.ly/PNUD-jovenes 
• Unicef. “Hechos sobre adolescencia y jóvenes en América Latina”. En línea: bit.ly/u-hechos 
• BBC. “La ‘oportunidad de oro’ que América Latina no se puede perder”. En línea: bit.ly/op-oro 
• Pew Research Center. “Religión en América Latina”. En línea: bit.ly/AL-religion 
• Acontecer Cristiano. “Estudio demuestra que jóvenes abandonan la iglesia a los 15 años”. En línea: bit.ly/jovenes-iglesia

COMENTARIOS

BLOGGER: 1
Loading...
Nombre

Actualidad,167,Administración y Finanzas,29,Agenda Evangelica,5,Aplicación móvil,1,Artículos,25,Biblia,1,Blog,56,Bosquejos,50,Comunidad,4,Consejeria,23,Creatividad en la Iglesia,11,Crecimiento de Iglesia,36,Cuidado Pastoral,73,Desarrollo Personal,23,Descarga Gratis,4,Ebooks,7,Edición Impresa,2,Ediciones 2015,11,Ediciones 2016,11,Ediciones 2017,11,Ediciones anteriores,34,Editorial,4,Enseñanza,52,Entrevistas audio,4,Escuela Dominical,31,Evangelismo,18,Experiencias,7,Familia y Educacion,23,Formularios,9,Grupos Pequeños,26,Historia Cristiana,31,Inspiracion,36,Jovenes y Adolescentes,31,Lecciones,6,lectores comentan,3,Lectores comentando,3,Liderazgo,56,Literatura,23,Llamado,5,Mentoreo,10,Misiones,21,Oferta,5,Organismos Evangélicos,6,pagina,6,PDF,2,Peliculas,13,Perfil,14,Predicacion,16,Promocion,1,Recursos,16,Recursos Pastorales,58,Romance y Matrimonio,20,Secciones,7,Temas de Portada,54,Testimonios,8,Video Taller,38,
ltr
item
Revista La Fuente: Los desafíos de la iglesia en una Latinoamérica joven (ver infografías)
Los desafíos de la iglesia en una Latinoamérica joven (ver infografías)
https://4.bp.blogspot.com/-4AAguQv2-2o/Wbg0U2pWlbI/AAAAAAAAIAo/uuIAIYxmvGswdsLR4_HgciUGtDXodBR8gCLcBGAs/s640/000227482W.jpg
https://4.bp.blogspot.com/-4AAguQv2-2o/Wbg0U2pWlbI/AAAAAAAAIAo/uuIAIYxmvGswdsLR4_HgciUGtDXodBR8gCLcBGAs/s72-c/000227482W.jpg
Revista La Fuente
http://www.revistalafuente.com/2017/09/los-desafios-de-la-iglesia-en-una.html
http://www.revistalafuente.com/
http://www.revistalafuente.com/
http://www.revistalafuente.com/2017/09/los-desafios-de-la-iglesia-en-una.html
true
4363038206331579885
UTF-8
Loaded All Posts Not found any posts VER TODO Leer mas Responder Cancel reply Delete Por Inicio PAGES POSTS Ver todo También te recomendamos estos artículos: Etiqueta ARCHIVE BUSCAR ALL POSTS Not found any post match with your request Back Home Sunday Monday Tuesday Wednesday Thursday Friday Saturday Sun Mon Tue Wed Thu Fri Sat January February March April May June July August September October November December Jan Feb Mar Apr May Jun Jul Aug Sep Oct Nov Dec just now 1 minute ago $$1$$ minutes ago 1 hour ago $$1$$ hours ago Yesterday $$1$$ days ago $$1$$ weeks ago more than 5 weeks ago Followers Follow ESTE CONTENIDO ES PREMIUM Comparte para desbloquear Copy All Code Select All Code All codes were copied to your clipboard Can not copy the codes / texts, please press [CTRL]+[C] (or CMD+C with Mac) to copy