Padre nuestro, recibe ésta mi confesión y clamor del corazón!

Enviado y escrito por Rubén Panotto. Anciano de la Iglesia Nordeste de Santa Fe. rubendpanotto@ciu...

Enviado y escrito por Rubén Panotto. Anciano de la Iglesia Nordeste de Santa Fe. rubendpanotto@ciudad.com.ar

Señor, estoy cansado de la hostilidad, la violencia y el temor que se multiplican a mi alrededor, cuando tu dijiste “La paz os dejo, mi paz os doy, yo no la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón ni tenga miedo” (1).

Señor, estoy cansado de la mentira y la hipocresía de nuestros dirigentes políticos y sociales, que trabajan solo para sus intereses egoístas sin temor por haber jurado sobre tu Santa Palabra, el administrar con justicia y equidad. Tu Palabra dice
que “cuando a Dios haces promesas no tardes en cumplirla, porque El no se complace de los insensatos. Cumple lo que prometes” (2)

Señor, estoy cansado de observar el avance y prosperidad de los soberbios que someten a la miseria la vida de los necesitados, de quienes Tu te compadeces cuando dices “guarda silencio ante el Señor y espera en El, no te alteres con motivo del que prospera en su camino, por el hombre que hace maldades...porque los malignos serán destruidos, pero los que esperan en Jehová, ellos heredarán la tierra”. (3)

Señor, estoy cansado de ver la destrucción del matrimonio y la familia, de ver jóvenes y adolescentes buceando por la vida sin propósito alguno, de aceptar impávido el copamiento del hogar por la TV y el Internet basura al servicio del enemigo, de notar la desaparición del adulto-modelo de vida y de libertad responsable. ¡Señor cuanto ha caído el valor de la autoridad suplantada por el autoritarismo! Y como si esto fuera poco mi Dios, la llegada a nuestras ciudades e iglesias, de profetas auto convocados, que decretan prosperidad a tres por uno, y desaparecen llevándose por anticipado, la primer cuota de la bendición prometida. Ten misericordia Señor, porque tu Palabra dice “Ay! de los profetas insensatos que andan en pos de su propio espíritu y nada han visto...dicen Ha dicho el Señor y el Señor no los envió; con todo esperan que El confirme la palabra de ellos” (4)

Hasta cuando Señor! Tendremos que sobrellevar una nueva generación de siervos gerenciales que exhiben un acentuado carácter de mando, que se autodefinen con temperamento sanguíneo e hiperactivo, justificando su mal genio, desconfianza y destrato con los demás. ¿Acaso Señor, tu llamas solo a los que poseen un perfil empresarial? ¿No tenemos ya muchos levitas y sacerdotes? ¿No son pocos los samaritanos? ¿Somos tan reacios mi Señor a aprender de Ti que eres manso y humilde de corazón?

Si, Padre, escrito está que estas cosas iban a suceder como indicio de los últimos tiempos, pero también prometiste que acortarás estos días por causa de los escogidos. Oh Señor! La maldad se ha multiplicado y el amor de muchos se esta enfriando. Danos fortaleza para perseverar hasta el fin. (5) “Oh Jehová, aviva tu obra en medio de estos tiempos y hazla conocer” (6). Amén

Referencias:
(1) Juan 14:27. (2) Ecles. 5:4. (3) Salmo 37:7. (4) Ezequiel 13: 3 y 6. (5) Mateo 24: 12-13 y 22. (6) Habacuc 3:2b

Related

Inspiracion 3206366661977103568

Publicar un comentario en la entrada Default Comments

emo-but-icon

item