¿Estás agotado y consumido?

¿Todavía se puede encender la madera mojada? Con esta pregunta Erwin Lutzer describe a un pastor plenamente agotado, sin fuerzas y sin visió...

¿Todavía se puede encender la madera mojada? Con esta pregunta Erwin Lutzer describe a un pastor plenamente agotado, sin fuerzas y sin visión, en su libro “De Pastor a Pastor”. Una definición de agotamiento en este libro es: :
“Un síndrome de extenuación emocional, despersonalización, y realización personal disminuida, que puede ocurrir entre individuos que hacen algún tipo de trabajo con gente”.
Sus síntomas incluyen un incremento de fatiga, cansancio aún después de una noche de buen dormir, pérdida de interés en el trabajo que se realiza, y un espíritu pesimista, y un sentido de inutilidad. No obstante, según Archibald D. Hart, decano de la escuela de postgrado en psicología del Seminario Teológico Fuller, el agotamiento puede ser beneficioso como advertencia de que algo ha salido mal. Puede intervenir y sacar a la persona de un ambiente dañino que conduce a la destrucción por sobrecarga.

La Realidad.
Un estudio indicó que una tercera parte de los pastores encuestados habían considerado lo posibilidad de abandonar el ministerio a causa del agotamiento. Aunque éste puede ocurrir en todas las profesiones, los ministerios son particularmente vulnerables.
Se espera de nosotros los pastores que seamos buenos predicadores, consejeros y organizadores; que sepamos algo de publicidad, y que poseamos sobre todo el fino arte de amar a la gente y demostrarlo en nuestras relaciones.

Luchas Personales.
El Pastor con frecuencia está solo en sus luchas. Aunque los miembros de la iglesia pueden hablarle con libertad sobre sus problemas, él no siente la libertad de corresponderles. Como dice J. Grant Swank Jr.: “Los pastores se preguntan quién les va a retirar su apoyo si llegan a desahogarse, si son honestos acerca de las tensiones del pastorado. En consecuencia, en demasiados casos es muy difícil que el ministro logre encontrar un camarada en el ministerio aparte de su cónyuge.” Si el matrimonio del pastor se está desbaratando, o si sus hijos son un descrédito para él, el se siente atrapado e incapaz de quitarse de encima sus propios bajones emocionales. En poco tiempo, él se pregunta cómo puede ser de ayuda para otros cuando él mismo tiene un sentimiento tan fuerte de fracaso.

Comparaciones.
Todos nosotros tenemos sentimientos de ineptitud. Y no es de mucha ayuda cuando nos comparan con los predicadores de las grandes iglesias. Si predicamos un sermón deficiente, todo el mundo se entera; si nos indignamos en una reunión de la junta, el chisme vuela por todos lados. En poco tiempo creemos que ya no somos apreciados. Si somos particularmente sensibles a las críticas, trataremos de lograr más para poder complacer a todo el mundo. Si no recibimos adecuada compensación emocional y espiritual por nuestros esfuerzos, quedaremos preguntándonos si realmente todo ha valido la pena.

Recursos Emocionales.
Todos nosotros somos tentados a darnos más allá de nuestros propios recursos espirituales y emocionales, para que se considere que somos exitosos. El resultado puede ser que nos sintamos realizados, o puede ocurrir lo contrario, que nos conduzca a una rabia y desilusión internas. Si un pastor siente que no es valorado, su respuesta puede ser “evandirse”. El absorbe tantas heridas que van disminuyendo su autoestima, que a su vez contribuyen a una actitud de “¿porque me deberían importar ustedes si yo no les importo? En ese punto el fuego o bien se apaga, o es estimulado con rabia y se convierte en el fuego que destruye en lugar de ser el fuego que purifica.

La Raíz del Problema.
El consejo usual sigue estas medidas: hacer ejercicio regularmente, descansar adecuadamente, salir de vacaciones y reorganizar las prioridades. Esas sugerencia contribuyen sin duda a la recuperación, pero a menudo la raíz del problema tiene mas profundidad. Si Usted sabe de lo que se esta tratando en este artículo, comparta su experiencia en nuestra página EntrePastores.com para que otros puedan ser fortalecidos. Colabore o simplemente anime a otros Pastores que están pasando por bajones emocionales y caídas espirituales. Agradecemos su colaboración.


Articulo extraído del Libro “De Pastor a Pastor” de Erwin Lutzer.


Related

Superacion Personal 5936417888960268465

Publicar un comentario en la entrada Default Comments

emo-but-icon

item