$hide=home

$show=0


$show=home


$show=home

"La revista #1 para la actualización ministerial del siervo de Dios"

DESARROLLO PERSONAL • CUIDADO PASTORAL • CRECIMIENTO DE IGLESIA

Escuela Dominical Jóvenes & Adolescentes • Grupos Pequeños • Matrimonio & Romance • Consejería • Familia & Educación • Administración & Finanzas

$show=home

$show=home

"Muchas gracias y realmente desde hace varios años vengo utilizando artículos de su revista y han sido de gran bendición para mi vida y mi iglesia. Que Dios les siga usando" 

- Pastor Carlos Benavides 

$show=home

"BENDICIONES!!! Quiero resaltar el trabajo que ustedes han venido realizando a través de esta revista, han sido una bendición para mi vida, el ministerio y la congregación que pastoreo." 

- Pastor Jose Eduardo Sanchez. 

$show=home

"Gracias por estos insumos espiritules. Sin duda se trata de una gran contribución a la formación teológica de la iglesia evangélica de América Latina. Bendiciones!" 

- Daniel Johnson Benoit. 

$show=home


$type=three$count=3$h=200$show=home$mt=0$ct=0

Cómo ser libre de la tiranía del dinero

Abrazando una visión bíblica del dinero y las posesiones

Aunque difícil de admitir para muchos, el dinero es una parte importante de nuestras vidas. Pero más difícil, quizás, es valorar el dinero en su medida apropiada, y manejarlo de una manera que sea una bendición en nuestras vidas y no un problema. 

Proverbios 3.9 enseña: «Honra al Señor con tus riquezas». ¿Cómo podemos hacer esto? Podemos comenzar abrazando una visión bíblica sobre el dinero y las posesiones. 

Bueno pero peligroso 

Es importante reconocer que el dinero que ganamos es un buen regalo que recibimos de Dios. No, el dinero no es «del diablo». Observemos la advertencia de Dios a los israelitas cuando estaban a punto de entrar en la tierra prometida: «No se te ocurra pensar: “Esta riqueza es fruto de mi poder y de la fuerza de mis manos”. Recuerda al Señor tu Dios, porque es él quien te da el poder para producir esa riqueza» (Dt 8.17-18). 

Nosotros trabajamos, pero Dios provee. 

Pero también según la Biblia, el dinero puede ser la mayor tentación de todas: «Porque el amor al dinero es la raíz de toda clase de males. Por codiciarlo, algunos se han desviado de la fe y se han causado muchísimos sinsabores» (1 Ti 6.10). El dinero puede provocar en nosotros un deseo tan devorador que Jesús lo describe como un posible amo de nuestras vidas: «Nadie puede servir a dos señores, pues menospreciará a uno y amará al otro, o querrá mucho a uno y despreciará al otro. No se puede servir a la vez a Dios y a las riquezas» (Mt 6.24). El novelista francés Alejandro Dumas parece haber hecho eco de este pasaje cuando escribió: «No estimes el dinero en más ni en menos de lo que vale, porque es un buen siervo, pero un mal amo». 

Un amo. ¿No es un poco extremo? ¿Puede el dinero realmente gobernarnos? ¿Qué significa? Bueno, en el mismo contexto Jesús dijo: «Donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón» (Mt 6.21). Ese es el concepto clave. El dinero puede controlarnos gobernando nuestros corazones y dominando nuestros deseos. Invertimos en lo que amamos y amamos en lo que invertimos. Cuanto más te esfuerzas por poseer el dinero, más el dinero te poseerá a ti. 

El apóstol Pablo señala un punto similar cuando escribe: «Por tanto, hagan morir todo lo que es propio de la naturaleza terrenal: inmoralidad sexual, impureza, bajas pasiones, malos deseos y avaricia, la cual es idolatría» (Col 3.5). La idolatría es la adoración de dioses falsos. ¿En qué sentido, entonces, iguala la codicia a la idolatría? Porque implica dirigir nuestra devoción total, que ha de reservarse solo a Dios, hacia algo que no es Dios. Cuando codicias el dinero o las posesiones, ¡no puedes estar satisfecho sin ellos! Estás diciendo implícitamente que Dios mismo no es tan satisfactorio como aquello que quieres, y obtener aquello es más importante que buscar o servir a Dios. 

Así es como el dinero nos puede gobernar. Pero el dinero, con sus promesas vacías, es un terrible amo. Si buscamos satisfacción en el dinero, nunca la encontraremos. 

Entonces, ¿cómo puedes manejar tu dinero y posesiones de tal modo que tu satisfacción no dependa de ellos? 

1. Reconociendo que todo lo que tienes le pertenece a Dios 

Dios es el dueño de todo, incluyendo todo el dinero. «Del Señor es la tierra y todo cuanto hay en ella, el mundo y cuantos lo habitan» (Sal 24.1). Esto significa que Dios te ha confiado todo lo que tienes. Nada de eso es tuyo por derecho, sino por encargo. Esto implica que debes usarlo sabiamente mientras lo tengas. 

Para enseñar esta verdad, la Biblia a menudo utiliza el concepto de un administrador, alguien que es responsable de la propiedad de otra persona. Él está simultáneamente en autoridad y bajo autoridad. Aunque a cargo de las posesiones que se le ha confiado, el administrador está, en última instancia, bajo la autoridad del dueño. 

Así que no eres el dueño, sino el administrador. ¡Así que no te apegues demasiado a nada! Por supuesto, esto socava la actitud materialista que prevalece en nuestra sociedad actual. Pero lo que le importa a Dios no es cuánto tienes, sino lo que haces con lo que tienes, y es lo que haces con lo que tienes lo que tendrá consecuencias... temporales y eternas. 

2. Cultivando la gratitud y el contentamiento 

El que Dios te haya dado algo no es solo cuestión de mayordomía, es también un regalo. Santiago señala con la mayor claridad que «toda buena dádiva y todo don perfecto descienden de lo alto, donde está el Padre que creó las lumbreras celestes» (Stg 1.17). Si Dios te ha dado un regalo, dale las gracias por ello. ¿Tienes comida para comer? ¿Ropa para vestir? ¿Dinero para pagar tus cuentas? ¡Agradece a Dios por cada bocado, cada camisa, cada centavo! «Estén siempre alegres, oren sin cesar, den gracias a Dios en toda situación, porque esta es su voluntad para ustedes en Cristo Jesús» (1 Ts 5.16-18). 

Entonces, por mucho o poco que tengas, agradece por todo. Esto es esencial para vivir en contentamiento. Hebreos 13.5 dice: «Manténganse libres del amor al dinero, y conténtense con lo que tienen, porque Dios ha dicho: “Nunca te dejaré; jamás te abandonaré”». 

El contentamiento es la virtud bíblica de estar satisfecho con lo que Dios nos da. ¿Que significa exactamente? Significa que no basamos nuestra satisfacción en algo tan condicional como nuestros deseos. Más bien, ajustamos nuestros deseos para que se correspondan a lo que ya se nos ha dado, y arraigamos nuestra satisfacción en el amor inquebrantable de Dios. De esta manera, estamos siempre satisfechos, siempre completos, ¡siempre contentos! 

Si estás satisfecho con lo que Dios te da, lo sostendrás con la mano abierta. No sentirás la necesidad de apretar tu puño y mantenerlo cerca de tu cuerpo, metafórica o literalmente. No estarás tan atado a lo que tienes que te dé miedo dejarlo ir. No sentirás el deber de acumular dinero para sentirte seguro, porque sabes que tu seguridad proviene de Dios y puedes confiar en Él para que te brinde todo lo que necesitas. Si estás contento, usarás tu dinero para el bien en lugar de dejar que el dinero te use para el mal. 

3. Siendo generoso 

¿Qué quiere Dios que hagas con tu dinero más allá de satisfacer tus propias necesidades? La respuesta es simple: servir a los demás y, a través de esto, glorificarlo. Una y otra vez, la Biblia elogia la generosidad: «Los malvados piden prestado y no pagan, pero los justos dan con generosidad» (Sal 37.21). «Unos dan a manos llenas, y reciben más de lo que dan; otros ni sus deudas pagan, y acaban en la miseria. El que es generoso prospera; el que reanima será reanimado» (Pr 11.24-25). Pablo da a Timoteo un mensaje claro para que se lo transmita a otros creyentes: «Mándales que hagan el bien, que sean ricos en buenas obras, y generosos, dispuestos a compartir lo que tienen. De este modo atesorarán para sí un seguro caudal para el futuro y obtendrán la vida verdadera» (1 Ti 6.18-19). 

Jesús nos recuerda que ninguna riqueza aquí durará. Los negocios caen, el dinero se roba, las casas se queman, la ropa se desgasta. Pero cuando usas tu dinero para servir a los demás y glorificar a Dios, estás invirtiendo en el tesoro eterno. «No acumulen para sí tesoros en la tierra», dice Jesús, «donde la polilla y el óxido destruyen, y donde los ladrones se meten a robar. Más bien, acumulen para sí tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el óxido carcomen, ni los ladrones se meten a robar» (Mt 6.19- 20). 

Una actitud bíblica hacia el dinero no es «¿Cuánto puedo ganar?», sino, «¿Cuánto puedo dar?» No es que no debamos buscar riquezas en absoluto. A los cristianos se nos permite un nivel de vida que incluya posesiones materiales. Sin embargo, nuestro deseo de poseer nunca debe superar nuestro deseo de dar. Podemos dar libremente porque podemos descansar sabiendo que Dios nos proveerá —quizás incluso a través de la generosidad de otros. 

Un regalo, no un amo 

En resumen, la Biblia nos da un mensaje simple: No dejes que tu vida sea gobernada por el dinero. Busca a Dios y Su reino en primer lugar, incluso en el manejo de tus finanzas, y todo lo demás quedará en su lugar (Mt 6:33). 

COMENTARIOS


$hide=home$show=post

Nombre

12345,4,7 Secciones Ministeriales,7,A-DESTAQUE-COLUMNA,23,Actualidad,160,Administración y Finanzas,34,Agenda Evangelica,5,ALAS,7,ALTO-TRAFICO,2,Aplicación móvil,1,Apoyar,4,Archivo,3,Biblia,12,BIBLIOTECA DE DESCARGAS,19,Blog,258,Bosquejos,49,Col-Inferior,5,Colecciones en PDF,9,Consejeria,27,Consejería Cristiana,25,Creatividad en la Iglesia,10,Crecimiento de Iglesia,44,Cuidado Pastoral,85,Desarrollo Personal,41,Descarga PDF,33,DESTACADO ARRIBA,10,Destacados,13,Dialogo,1,Ediciones 2015,11,Ediciones 2016,11,Ediciones 2017,12,Ediciones 2018,12,Ediciones 2019,12,Ediciones 2020,9,Ediciones anteriores,67,Editorial,1,Encuestas,27,Enseñanza,54,Entrevistas audio,3,Escuela Dominical,37,Estudios,1,Evangelismo,18,Experiencias,7,Experiencias-de-Lectores,4,falta-arreglar,1,Familia y Educacion,34,Formularios,6,Frases Cristianas,2,Grupos Pequeños,33,Herramientas,1,Historia Cristiana,31,Inspiracion,35,Jovenes y Adolescentes,41,Lecciones,3,Lectores,3,lectores comentan,3,Liderazgo,55,Listas,16,Listas de Lecciones Bíblicas,3,Listas de Peliculas Cristianas,6,Listas de Preguntas Bíblicas,5,Listas de Temas Cristianos,2,Literatura,22,Mas recursos,6,Mentoreo,9,Misiones,23,Música,1,n/n,1,Navidad,5,nosotros,7,Organismos Evangélicos,6,Peliculas,19,Perfil,14,pie de pagina,1,Predicacion,14,Preguntas Biblicas,5,Recursos,16,Recursos Pastorales,27,Recursos presentados,1,Romance y Matrimonio,28,Secciones,8,Semana Santa,2,Series de Artículos,34,Temas de Portada,55,Testimonios,8,Video Taller,38,
ltr
item
Revista La Fuente: Cómo ser libre de la tiranía del dinero
Cómo ser libre de la tiranía del dinero
https://1.bp.blogspot.com/-QAuV8Q-TivA/X0UPN-rgkPI/AAAAAAAABa0/dy9OUxGbhq8_wlWDGEIyUjju5ID_hSJwgCLcBGAsYHQ/s1600/1-MAYO.png
https://1.bp.blogspot.com/-QAuV8Q-TivA/X0UPN-rgkPI/AAAAAAAABa0/dy9OUxGbhq8_wlWDGEIyUjju5ID_hSJwgCLcBGAsYHQ/s72-c/1-MAYO.png
Revista La Fuente
http://www.revistalafuente.com/2020/08/como-ser-libre-de-la-tirania-del-dinero.html
http://www.revistalafuente.com/
http://www.revistalafuente.com/
http://www.revistalafuente.com/2020/08/como-ser-libre-de-la-tirania-del-dinero.html
true
4363038206331579885
UTF-8
Loaded All Posts Not found any posts Leer mas Responder Cancel reply Delete Por Inicio PAGES POSTS Ver todo También te recomendamos estos artículos: Sección ARCHIVE SEARCH ALL POSTS Not found any post match with your request INICIO Sunday Monday Tuesday Wednesday Thursday Friday Saturday Sun Mon Tue Wed Thu Fri Sat January February March April May June July August September October November December Jan Feb Mar Apr May Jun Jul Aug Sep Oct Nov Dec just now hace 1 minuto $$1$$ minutes ago hace 1 hora $$1$$ hours ago Ayer $$1$$ days ago $$1$$ weeks ago more than 5 weeks ago Seguidores Seguir THIS PREMIUM CONTENT IS LOCKED STEP 1: Share to a social network STEP 2: Click the link on your social network Copy All Code Select All Code All codes were copied to your clipboard Can not copy the codes / texts, please press [CTRL]+[C] (or CMD+C with Mac) to copy Table of Content