La Palabra que sigue cambiando al mundo


En varios países el mes de setiembre es considerado como “el mes de la Biblia”. Para los evangélicos, la importancia de este mes se debe a la primera impresión de la Biblia en español, la “Biblia del Oso”, el 26 de setiembre de 1569. Esta traducción realizada por Casiodoro de Reina fue más adelante revisada por Cipriano de Valera, dando origen a la clásica y muy amada versión “Reina-Valera”.

Hace unos 500 años en Europa, la Reforma Protestante ayudó a recobrar la centralidad de la Palabra de Dios, no sólo en la vida de la iglesia sino en la sociedad toda, impulsando su traducción y difusión en la lengua común de la gente, provocando notables transformaciones. Muchas de las bendiciones que vinieron con ese “redescubrimiento” de la luz de la Palabra de Dios las seguimos disfrutando aún hoy, en esta parte del mundo.

Una Palabra liberadora

Donde quiera que se ha dado a la Palabra de Dios el protagonismo que le corresponde, ella ha traído libertad, a individuos, familias y hasta naciones enteras. De hecho, la historia de la civilización occidental es un registro de cómo la Palabra de Dios ha liberado a la gente de la tiranía del pecado, incluso en sus manifestaciones políticas y religiosas. Abiud Fonseca, profesor de Teología y Biblia en el Seminario Sudamericano (Ecuador), escribe:

“La Palabra es el hablar de Dios, la historia es el ámbito real donde la Palabra ha irrumpido para procurar su transformación, y la libertad es el estado resultante de esta irrupción. [...] La Palabra ha llegado a la historia humana para darle libertad”.

El reformador social y filósofo indio Vishal Mangalwadi, en su notable obra El libro que dio forma al mundo, hace notar que fue la Biblia, con su noción de Dios, el universo y la humanidad, la que puso los cimientos para los adelantos científicos, culturales y jurídicos de la civilización occidental. Cita a H. Grady Davis: “Desde la invención de la imprenta, la Biblia ha llegado a ser más que la traducción de una literatura oriental antigua. No ha sido visto como un libro extranjero y ha sido la fuente, y árbitro, más asequible, familiar y confiable de los ideales intelectuales, morales y espirituales de Occidente”.

Es oportuno preguntarnos hoy y considerar: ¿Cómo podemos asegurarnos de que el poder de la Palabra de Dios continúe trayendo transformación a nuestras vidas y entorno? Señalaremos algunos elementos que conside- ramos pertinentes en este artículo.

Subrayar la necesidad de la revelación 

Un aspecto importante en que el cristianismo se diferencia de la mayoría de otras religiones es la naturaleza revelacional de su origen. Es decir, mientras que la mayoría de las religiones en el mundo surgieron mediante la búsqueda, la virtud y el ingenio humano, el cristianismo es una religión que se apoya en la revelación. En palabras de J. I. Packer, “nadie sabría la verdad acerca de Dios, ni se podría relacionar con Él de una manera personal, si Él no hubiera actuado primero para darse a conocer”.

Y por el hecho de que nuestra fe es una fe revelada por Dios mismo, y no obtenida por el esfuerzo o sabiduría humana, estamos obligados a depender completamente de esa revelación para lo que hemos de creer y cómo hemos de vivir. Este ha sido el fundamento para la clásica declaración evangélica de que “la Biblia es nuestra única y suficiente regla de fe y conducta”.

Ella es la única palabra que es “viva y poderosa”, que “penetra hasta lo más profundo del alma y del espíritu”, y que “juzga los pensamientos y las intenciones del corazón” (He 4.12). El pastor bautista Steve Lawson capta la esencia de este versículo cuando dice: “Yo he leído muchos libros, pero este me lee a mí”. Y esto puede ser así sólo debido a que el mensaje de la Biblia es de origen divino, es la revelación de Dios.

Comprender su propósito primordial 

La Biblia en realidad no es un libro, sino una biblioteca de 66 libros, redactados y agrupados por diferentes personas, en diferentes épocas y con propósitos inmediatos distintos unos de otros. Sin embargo, detrás de su gran variedad de temas y autores humanos, hay un único Autor divino, con un solo tema unificador. Y uno de los mayores obstáculos para aprovechar más y mejor la Palabra de Dios es precisamente fallar en ver la unidad de su contenido, que está ligada al propósito mismo de la Biblia como un todo.

El prolífico autor y maestro John Stott se lamenta de que tantas personas fracasen en este punto, y aunque lean la Biblia metódicamente, no puedan aprovechar mejor su estudio por falta de comprensión de su propósito total. Él escribe: “Muchos parecen abrirla y leerla al azar. O comienzan con el Génesis y se quedan atascados en Levítico. O continúan empeñosamente por un sentido de obligación, aun leyendo la Biblia entera, sección por sección, en cinco años, pero sin aprovechar mucho de su estudio. [...] O bien abandonan la lectura, o nunca la empiezan, porque no pueden ver cómo el relato de un pueblo lejano de una época remota pueda significarles algo en el día de hoy”.

Si esperamos obtener una lectura eficaz de la Biblia en lo personal, o una exposición transformadora de ella a través de la enseñanza, la predicación o la consejería, hemos de conocer y tener presente su tema central y unificador. La misma Biblia declara cuál es este tema, muchas veces y en muchos lugares, pero quizás la declaración más precisa la hallamos en el siguiente pasaje del Nuevo Testamento:

“Desde tu niñez conoces las Sagradas Escrituras, que pueden darte la sabiduría necesaria para la salvación mediante la fe en Cristo Jesús. Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir y para instruir en la justicia, a fin de que el siervo de Dios esté ente- ramente capacitado para toda buena obra” (2 Ti 3.15–17).

El propósito primario de la Escritura es enseñarnos lo que Dios ha hecho por medio de Cristo para restaurar a los pecadores en una relación redentora con Él mediante la fe, e instruirnos en el nuevo modo de vivir que fluye y se sostiene en esa relación. Este ha de ser también el propósito primordial de nuestras iglesias y ministerios.

Participa y comenta en este diálogo...


Aplicar su verdad a toda la vida 

Estrechamente relacionado con lo anterior, está la necesidad muy actual de proclamar y sostener la pertinencia de la Biblia para todas las áreas de la vida. El humanismo secular y otras ideologías afines han puesto todo el empeño en demostrar que el mensaje de la Biblia es irrelevante para la vida real, y que su mensaje debería restringirse dentro de los límites de lo estrictamente “religioso”.

Pero los cristianos somos llamados a vivir nuestra fe en todos los campos de la vida en que nos toca participar: la familia, el trabajo, las artes, la política, la educación, el comercio, etc. Rechazamos sencillamente la idea de que la fe deba acomodarse a un rincón de nuestra vida. Esto es lo que expresaba el notable estatista y teólogo holandés del siglo XX, Abraham Kuyper, cuando decía: “No existe ni una sola pulgada de la existencia que Cristo, quien es soberano sobre todo, no reclame como suyo”. La Biblia no conoce de ninguna separación entre lo “secular” y lo “religioso”, porque “de Jehová es la tierra y su plenitud” (Sal 24.1 RV60), incluyendo los lugares donde trabajamos, nos recreamos o promulgamos leyes.

La Biblia declara que sea que coma-mos o bebamos, o cualquier cosa que hagamos, debemos hacerlo “todo para la gloria de Dios” (1 Co 10.31). Esto significa que todas las áreas de la vida deben estar bajo la autoridad de Su Palabra. El cristiano que cono- ce su Biblia no aceptará que existan áreas “neutrales” que no necesiten ser guiadas por la revelación de Dios en la Escritura.

La Biblia es ante todo un libro de sal- vación, sí, pero en los términos bíbli- cos la salvación tiene implicaciones éticas y prácticas. El gran evangelista del siglo XIX, D. L. Moody, lo dijo de esta manera: “Las Escrituras fueron dadas no para aumentar nuestro co- nocimiento, sino para cambiar nues- tras vidas”.

Devolver el protagonismo a la Biblia 

Creemos que estamos ante una necesidad muy grande hoy como pueblo evangélico, y es la de devolver a la Biblia el protagonismo en todo lo que somos y hacemos. Desde nuestra vida hogareña hasta la liturgia de nuestras iglesias, necesitamos procurar hacer de nuevo de la exposición y celebración de la Palabra de Dios el elemento central. De otro modo, dejaremos de ser conocidos como la “gente del libro”, como nos llamaban tres décadas atrás.

¿Qué pasos prácticos nos pueden ayudar a dar a la Palabra de Dios el protagonismo necesario para impactar y transformar nuestras vidas y entorno? Sería difícil —quizás impo- sible— pretender ofrecer una receta perfecta, pero nos gustaría mencio- nar algunas cosas que creemos son fácilmente realizables y que tienen el potencial de producir cambios signi- ficativos:

• El estudio bíblico personal: La “buena costumbre” de leer un par de versículos al día y orar no es suficiente. Es necesario tomar apuntes, investigar, meditar y memorizar la Palabra de Dios.
• El culto familiar: Esta práctica está desapareciendo de la vida de muchos hogares cristianos, y en algunos círculos es completamente desconocido. Recuperemos el hábito espiritual de reunir a nuestras fami- lias alrededor de la Biblia para leer, cantar y orar juntos. 15 minutos, al menos una vez a la semana.
• La lectura pública de la Biblia: Otra práctica que ha disminuido. Consiste en la simple lectura guia- da de una porción de la Escritura, como parte del orden del culto en la iglesia. Puede ser el texto en que se basará el sermón, o algún otro.
• La predicación planificada: En lugar de sermones tras sermones desconectados entre sí, resulta su- mamente fructífero cuando estos son planificados —con anticipación— bajo un mismo eje temático, o siguiendo un libro de la Biblia de principio a fin.

Conclusión 

La Palabra de Dios no ha perdido su poder. Sigue tan vigente y eficaz como hace 500 o 1000 años para producir transformaciones en la vida, el hogar y la sociedad de quienes la reciben con una fe obediente.

Pero nosotros sí necesitamos examinarnos continuamente, como individuos y como comunidad de fe, para volver a afirmar nuestra confianza y lealtad a la Palabra eterna de Dios. Porque el poder transformador de la Escritura sólo se experimenta donde hay una fe que la pone en acción:

“No se contenten solo con escuchar la palabra, pues así se engañan us- tedes mismos. Llévenla a la práctica. [...] Quien se fija atentamente en la ley perfecta que da libertad, y persevera en ella, no olvidando lo que ha oído, sino haciéndolo, recibirá bendición al practicarla” (Stg 1.22, 25).

COMENTARIOS

Nombre

Actualidad,167,Administración y Finanzas,29,Agenda Evangelica,5,Aplicación móvil,1,Artículos,25,Biblia,1,Blog,56,Bosquejos,50,Comunidad,4,Consejeria,23,Creatividad en la Iglesia,11,Crecimiento de Iglesia,36,Cuidado Pastoral,73,Desarrollo Personal,23,Descarga Gratis,4,Ebooks,7,Edición Impresa,2,Ediciones 2015,11,Ediciones 2016,11,Ediciones 2017,11,Ediciones anteriores,34,Editorial,4,Enseñanza,52,Entrevistas audio,4,Escuela Dominical,31,Evangelismo,18,Experiencias,7,Familia y Educacion,23,Formularios,9,Grupos Pequeños,26,Historia Cristiana,31,Inspiracion,36,Jovenes y Adolescentes,31,Lecciones,6,lectores comentan,3,Lectores comentando,3,Liderazgo,56,Literatura,23,Llamado,5,Mentoreo,10,Misiones,21,Oferta,5,Organismos Evangélicos,6,pagina,6,PDF,2,Peliculas,13,Perfil,14,Predicacion,16,Promocion,1,Recursos,16,Recursos Pastorales,58,Romance y Matrimonio,20,Secciones,7,Temas de Portada,54,Testimonios,8,Video Taller,38,
ltr
item
Revista La Fuente: La Palabra que sigue cambiando al mundo
La Palabra que sigue cambiando al mundo
https://4.bp.blogspot.com/-p23yRBhTmDY/WeTHSQqJn3I/AAAAAAAAIGQ/DUe-abRwv740roWMzqDXRnGjgFnlSq9TgCLcBGAs/s1600/set-biblia.png
https://4.bp.blogspot.com/-p23yRBhTmDY/WeTHSQqJn3I/AAAAAAAAIGQ/DUe-abRwv740roWMzqDXRnGjgFnlSq9TgCLcBGAs/s72-c/set-biblia.png
Revista La Fuente
http://www.revistalafuente.com/2017/10/la-palabra-que-sigue-cambiando-al-mundo.html
http://www.revistalafuente.com/
http://www.revistalafuente.com/
http://www.revistalafuente.com/2017/10/la-palabra-que-sigue-cambiando-al-mundo.html
true
4363038206331579885
UTF-8
Loaded All Posts Not found any posts VER TODO Leer mas Responder Cancel reply Delete Por Inicio PAGES POSTS Ver todo También te recomendamos estos artículos: Etiqueta ARCHIVE BUSCAR ALL POSTS Not found any post match with your request Back Home Sunday Monday Tuesday Wednesday Thursday Friday Saturday Sun Mon Tue Wed Thu Fri Sat January February March April May June July August September October November December Jan Feb Mar Apr May Jun Jul Aug Sep Oct Nov Dec just now 1 minute ago $$1$$ minutes ago 1 hour ago $$1$$ hours ago Yesterday $$1$$ days ago $$1$$ weeks ago more than 5 weeks ago Followers Follow ESTE CONTENIDO ES PREMIUM Comparte para desbloquear Copy All Code Select All Code All codes were copied to your clipboard Can not copy the codes / texts, please press [CTRL]+[C] (or CMD+C with Mac) to copy