Conflictos por diferencias personales

Los diferentes temperamentos y sus efectos en un grupo pequeño  Los cristianos son humanos. Cuan...

Los diferentes temperamentos y sus efectos en un grupo pequeño 

Los cristianos son humanos. Cuando una persona acepta a Cristo como su Salvador, no se deshace inmediatamente de su predisposición, educación, y rasgos de personalidad. Y cuando se llevan estas cosas a la iglesia, hay conflicto. A veces la educación de la persona le causa tener predisposiciones y rasgos de personalidad disfuncionales. Estos rasgos son más notorios en los grupos hogareños. Un factor que influye, en gran medida, en la forma en que nos comunicamos los seres humanos en los grupos hogareños es el temperamento, el cual no se aprende, sino que tiene un origen hereditario.


Rasgos heredados 
Para LaHaye el temperamento es la combinación de rasgos que hemos heredado de nuestros padres. Es el temperamento de la persona el que hace que sea abierta y extrovertida o tímida e introvertida. Los diferentes conceptos pueden ser simples o complejos, pero todos concuerdan que el temperamento proviene y reside en el interior del individuo. El temperamento domina a los seres humanos y es de gran importancia en nuestra vida y en nuestras relaciones interpersonales ya que son los afectos, los temores, las esperanzas, las creencias y las emociones los que nos impulsan a decidir y a actuar.

Tipos de temperamentos 
Hipócrates fue, desde la antigüedad, el primero en desarrollar una clasificación de los diferentes temperamentos y también comprobó que el tipo de temperamento de cada quien afecta la conducta de las personas de una manera inconsciente. La teoría de los cuatro temperamentos se puede convertir en una herramienta para conocerse a sí mismo y para mejorar la comunicación y las relaciones en los grupos hogareños. Es importante que, especialmente, los líderes del grupo puedan identificar los temperamentos de los participantes para poder responder de la mejor manera a posibles conflictos por personas de temperamentos opuestos. También sugerimos estudiar los libros de Tim La Haye en los grupos que servirá para que cada uno pueda conocerse a sí mismo y poder tener relaciones de armonía con los demás miembros del grupo.

Los temperamentos se han clasificado en los siguientes tipos: 
El temperamento del Sanguíneo: Es conversador y extrovertido. Tiene necesidad de ser el centro del escenario a través de dramatizar a través de sus pláticas. Tiene más dificultad para escuchar que los otros tipos de temperamento, debido a su falta de atención, ya que se distrae con facilidad. Muchas veces no se detiene a pensar antes de hablar y dice las cosas tal y como las siente. No es muy analítico, por lo que sus decisiones se basan más en lo que siente en el momento. Es decir, es un temperamento más reactivo que reflexivo. Le cuesta trabajo controlar o reprimir la ira. A pesar de su temperamento explosivo, no es resentido. Su personalidad es alegre, escandalosa y con buena disposición.

El temperamento del Colérico: Este, igual que el sanguíneo, es de tipo extrovertido. Es buen conversador. Prefiere “ir al grano”, no como el sanguíneo que le gusta dramatizar y, para ello, detenerse demasiado en los detalles. No le resulta sencillo ser empático y es más insensible en relación a otros. Su mayor fortaleza es que es líder, lo cual le facilita tomar decisiones en relación a él y a los otros. Es dominante. Aferrado e impositivo. Con mente aguda y práctica. Hábil para discutir y con tendencias a ser sarcástico.

El temperamento del Melancólico: Pertenece al tipo introvertido junto con el flemático. Tiene un excepcional pensamiento analítico, con una mente inquisitiva que examina cada parte de la situación. Habla hasta haber realizado un profundo análisis de las cosas, no antes. Disfruta dando detalles de las cosas. Su naturaleza es más emocional y tienen dificultad tanto para controlar las emociones como para expresar sus sentimientos. Tiene una diversidad de humores y vacila entre las altas y las bajas. A veces es huraño, deprimido e irritable y otras es franco, cordial y sociable.

El temperamento del Flemático: Es un orador más lento, deliberado y poco combativo. Su espíritu es calmado, no se permite enojarse y evita a toda costa las confrontaciones. Siente más la emoción de lo que la demuestra. No ríe ruidosamente ni grita. Es poco expresivo y sus actitudes son difíciles de comprender por los demás. Es firme y confiable. Puede ser agradable por su sentido del humor y sencillez para cierto tipo de pareja de temperamento similar, pero, para un temperamento más agresivo puede resultar difícil la convivencia por su estilo lento y metódico.

Fuentes: 
Tim La Haye - “Manual del Temperamento”; “Temperamentos controlados por el Espíritu”; “El poder de la Cruz”.

 ---------------------------------
Para ver en línea: Una breve descripción de los 4 temperamentos puede verse en http://www.youtube.com/watch?v=XBad43KINPg

Related

Consejeria 1367240219520746208

Publicar un comentario en la entrada Default Comments

emo-but-icon

item