¿Cuáles deberían ser los frutos del trabajo del pastor-maestro?

Los resultados de una iglesia apacentada y entrenada son formidables. Así lo vemos en Efesios 4:13...

Los resultados de una iglesia apacentada y entrenada son formidables. Así lo vemos en Efesios 4:13-16. Podemos hacer una lista de ellos:

1. Hay unidad de fe: Uno de los frutos es que la iglesia camina hacia la unidad. Esto es algo que hay que cultivar trabajosamente. Ya esto vale dentro de una congregación como también a nivel de la unidad intereclesial e interdenominacional.

2. Cada uno llega a conocer mejor a Cristo: El “conocimiento del Hijo de Dios” es una realidad vivencial. No conoce a Cristo aquel que acumuló mucha información al respecto. Conoce a Cristo aquel que “quiere hacer su voluntad”, aquel que “oye su voz, es conocido por él, y le sigue”.

3. Surge un ser humano “concluido”. Los integrantes de la familia de Dios crecen a la estatura de Cristo, “el varón perfecto. Una humanidad recreada a la imagen de Cristo.



4. Hay estabilidad de convicciones y cosmovisión: Los miembros dejan de ser inestables, fluctuantes y dependientes como niños. Son “inmunizados” contra falsas doctrinas humanas y diabólicas.

5. Los miembros crecen a medida que siguen la verdad en amor. Hay quienes han luchado por la “verdad” pero sin amor. Otros predican un “amor” sin convicciones firmes.

6. Cristo, la cabeza, coordina al cuerpo: La iglesia funciona como un cuerpo. “Todo bien concertado”. “Armonioso”. Como una orquesta, con diferentes instrumentos musicales, que tocan una pieza musical.

Esto es parte de una entrevista realizada al Dr. Alfred Neufeld. Lee el artículo completo, aquí: http://www.liderazgopastoral.com/2007/12/cul-es-el-verdadero-rol-de-un-pastor.html

Para continuar equipando su ministerio descargue la aplicación de La Fuente y suscríbase

    

Related

Liderazgo 3775859663694745914

Publicar un comentario en la entrada Default Comments

emo-but-icon

item