http-www-revistalafuente-com

El desafío de trabajar con grupos pequeños por rangos de edad

Los adolescentes de doce años que ingresan a la secundaria y los jóvenes de veinticuatro que ya ...

Los adolescentes de doce años que ingresan a la secundaria y los jóvenes de veinticuatro que ya piensan que casarse no es una mala idea, tienen necesidades y gustos muy diferentes. Al organizar los grupos pequeños o células de la iglesia, los líderes deben considerar este hecho con especial atención, porque en la intimidad de un grupo pequeño se notan mucho más esas diferencias.
 Los grupos pequeños que están integrados por personas del mismo rango de edad ofrecen un excelente ambiente para la comunicación, el compañerismo y el trabajo. Es una forma de organización muy poco frecuente en el ministerio de los grupos pequeños, pero que, sin embargo, funciona —es la organización básica de nuestra Escuela Dominical.
 La segmentación de grupos por edades hasta ahora permanece como un desafío para el ministerio de los grupos pequeños de la iglesia —incluso para el ministerio juvenil— y, por lo general, requiere bastante tiempo y paciencia determinar cómo pueden hacerse las segmentaciones.

¿Cómo agruparemos a la gente? ¿Directamente por rangos de edad de 5 años? Formando grupos de acuerdo a la edad.
En realidad, la manera de formar los grupos será dictada en gran medida por las características propias de la iglesia —qué tipos de personas asisten, cantidad de participantes, si el contexto de la iglesia es rural o urbano, etc. Pero, en general, se observa que una buena manera de segmentar a las personas según el rango de edad es como sigue: 6-8 años, 9-11 años, 12-14 años, 15-17 años, 18-24 años, 25-34 años, 35-60 años y 60 años en adelante.
 Vale decir que se debe ser flexible y no rígido a la hora de formar lo grupos, y considerar aquellos casos para admitir a una persona en otro rango del que nuestra segmentación contempla. Por ejemplo, si solo tenemos una o dos personas de entre 18 y 24 años de edad, no pueden formar un grupo pequeño solas y necesitaremos analizar si sería más conveniente incluirlas en el grupo de 15-17 años o en el de 25-34 años. También es posible que una de ellas se sentirá mejor entre los más jóvenes y la otra entre los más maduros. 
A tener en cuenta: el desarrollo evolutivo Los grupos pequeños cumplen una importante función pedagógica. No es exclusivamente una reunión de estudios bíblicos, no obstante un grupo pequeño permite múltiples canales de aprendizaje, en especial mediante la interacción y el cultivo de relaciones personales significativas. Por esta razón, a la hora de organizar los grupos de edades, los que dirigen la iglesia deben prestar especial atención al concepto del desarrollo evolutivo del ser humano. Un niño de ocho, un muchacho de dieciséis y un adulto de treinta años aprenden de manera muy diversa. Ellos perciben, relacionan, procesan y asimilan la información en diferentes maneras.
Para que los grupos pequeños tengan éxito y sean eficaces pedagógicamente, los líderes deben conocer las características, necesidades e intereses peculiares de cada grupo por sus edades.

Grupo de edad                                                Palabras descriptivas de esta edad 
6-8 años                                                         Actividad. Curiosidad. Confianza.
9-11 años                                                       Energía en exceso. Investigación. Comienzo de las dudas.
12-14 años                                                     Transición. Cambios profundos. Descubrimiento.                                                                                          Inseguridad.
15-17 años                                                      Aspiración. Espíritu de competición.
18-24 años                                                      Independencia. Pasión por los ideales. Decisiones.                                                                                       Convicciones firmes.
25-34 años                                                      Aplicación. La prudencia entra en acción.
35-60 años                                                      Realización. Constancia. Es el mediodía de la vida.
60 años en adelante                                         Reflexión. Aquí comienza el descenso de la montaña de la                                                                            vida.

¿Por qué no hacemos un solo grupo de jóvenes? 
 Muchos líderes juveniles temen que si se separa a los pocos jóvenes que tienen, va a caer la asistencia, o pronto el grupo se va a desanimar. Lucas Leys afirma, sin embargo, que la práctica muestra que estas separaciones terminan produciendo multiplicación, debido a que los jóvenes se sienten más cómodos y mejor comprendidos con los de su rango de edad y, además, porque este formato permite nutrir a más líderes potenciales.
Debemos recordar el valor de las situaciones comunes que comparten los jóvenes en cada rango de edad. Compartir sus vivencias personales y apoyarse mutuamente en la calidez que ofrece un grupo pequeño puede ser de gran bendición para todos los integrantes. Así, por medio de alabar a Dios y estudiar juntos Su Palabra, podrán experimentar el que habite en ellos “la palabra de Cristo con toda su riqueza”, de modo que “se instruyan y se aconsejen unos a otros con toda sabiduría”; mientras cantan “salmos, himnos y canciones espirituales a Dios, con gratitud de corazón” (Colosenses 3.16 NVI).
 Los grupos pequeños existen para multiplicarse Algunas iglesias y movimientos que han practicado los grupos pequeños por varios años han aprendido que no se puede esperar que el mismo sistema funcione exactamente igual para cada edad, y que es mejor que los grupos varíen de tanto en tanto. Si el grupo no se multiplica, muy pronto podría estar funcionando como un grupo paralizado que ha perdido de vista su propósito.
 Las estrategias no son un fin en sí mismo. La forma de organización solo está para ayudarnos a cumplir los propósitos de los grupos pequeños, pero si en lugar de ayudar son un impedimento, los líderes no debemos reparar en desechar la estrategia actual —por lo menos ahora— y buscar otra que sea más eficaz para nuestro contexto. Si las condiciones de la iglesia ofrecen la posibilidad de llevarlo a cabo, la organización de los grupos pequeños por rangos de edad es una estrategia que bien vale la pena implementar.


Fuentes:
“Hombre en transición” de Gary Collins.
“Manual de Escuela Bíblica” de Antonio Gilberto.
“El cuidado pastoral desde la cuna hasta la tumba” de James E. Hightower.
“Ministerio Juvenil y Células: ventajas, recomendaciones, y mitos”, artículo de Lucas Leys en EspecialidadesJuveniles.com.

Recurso recomendado:
 “Hombre en transición” de Gary Collins: http://goo.gl/MI7dDt

Para continuar equipando su ministerio descargue la aplicación de La Fuente y suscríbase

    

Related

Grupos Pequeños 1943206445943553128

Publicar un comentario en la entrada Default Comments

emo-but-icon

item