http-www-revistalafuente-com

Orienta al adolescente a descubrir su proyecto de vida

La falta de compromiso del adolescente tiene mucho que ver con la falta de un rumbo en su vida....


La falta de compromiso del adolescente tiene mucho que ver con la falta de un rumbo en su vida. Es por esto que el trabajo del líder y de sus padres, debería orientarles y acompañarles en el desafío de construir un proyecto de vida.

Los adolescentes deben ver que el líder es sincero en sus convicciones y que está dispuesto a ayudarle en sus necesidades. La conversación acerca de estos temas con el autor y conferencista internacional, Adrián Intrieri, a continuación.

¿Qué cualidades tendría que tener un líder de adolescentes? 
Lo primero que creo que tienen que tener es autenticidad. Los adolescentes se dan cuenta en el momento cuando un líder no es auténtico, cuando un líder en realidad no es sincero en sus convicciones, no es sincero en su amor, así que creo que la autenticidad es una de las cosas más importantes que un líder tiene que tener. Esa autenticidad que se vea reflejada con la gente y reflejada también para con Dios.
Otra cosa, es que tiene que ser una persona dispuesta. Que esté dispuesto, que cuando un adolescente lo necesite, vaya, que esté atento a las necesidades de los adolescentes.
Y creo que un líder, hoy por hoy, también es necesario que se capacite, porque la problemática adolescente es cada vez más complicada y necesita cada vez más la capacitación.

¿Cómo podemos lograr que los adolescentes se comprometan con el Señor? 
Lo primero que hay que hacer es construir en ellos un proyecto de vida. Un adolescente que no se compromete es porque no tiene un rumbo en la vida. Crear un proyecto de vida y construirlo es una de las tareas más importantes que tiene el liderazgo hoy. Qué significa proyecto de vida, tiene que ver con que el adolescente sepa quién es, y esto está referido a su identidad, tanto su identidad como individuo, como persona, como sujeto, como también su identidad en Cristo.
También tiene que ver con lo que lo demás miran de él. Entonces es muy importante el testimonio, que en los adolescentes es un tema crucial. Y por último lo que Dios quiere hacer con su futuro, que tiene que ver con la vocación.
Construir estos tres pilares hace que el adolescente tenga una base y adquiera compromiso. Porque si uno no sabe quién es, ni tampoco le interesan los demás, o sea, su vida social, ni tampoco le interesa qué va a pasar con su vida en el futuro, ahí es donde se establece la falta de compromiso. Si observás bien, vas a ver que los jóvenes que no están comprometidos, no construyeron un proyecto de vida adecuado, así que creo que eso es importantísimo y desde el liderazgo se tiene que estar haciendo.

El acompañamiento con los padres, ¿cómo debería ser? ¿De qué maneras involucrar a los padres con los adolescentes?
Con los padres pasa algo muy peculiar. Primero que es importantísimo que los padres se relacionen con el liderazgo juvenil. Es decir, es crucial. Hoy, cada vez más, es necesario que los padres y el liderazgo trabajen en conjunto. Yo animo al liderazgo juvenil a hacer actividades para padres.
Pero uno tiene que trabajar con lo posible, qué significa esto, hay situaciones en donde a los padres no les interesa, no tienen tiempo, no hay compromiso, o realmente desestiman la tarea del liderazgo. En esos casos uno no puede hacer mucho, así que la tarea con los padres es más frustrante que con los mismos adolescentes, pero hay que tratar de lograrlo.
Hay que construir lazos para trabajar en conjunto, porque sino lo que vos enseñás, en la casa después lo destruyen. Así que es importante trabajar en conjunto.

¿Usted considera que el trabajo con los pre adolescentes es un trabajo especial? ¿Cómo se hace para integrarlos con el grupo?
Hoy es difícil, porque el tema de la preadolescencia se está volviendo a definir porque hay muchos pre adolescentes con actitudes de adolescentes, chicos de 10 u 11 años que todavía no entraron en la pubertad, pero ya son rebeldes, contestadores, tienen actitudes adolescentes aunque no estén en lo que científicamente es llamado adolescencia, que es el comienzo del despertar púber en el chico.
Entonces, es difícil el trabajo con preadolescentes si uno sigue trabajando como si fuesen niños. Yo creo que hoy, cada vez más, hay que estar cercano a un trabajo con mayor criterio, pensando que son adolescentes y construir esto que decía, el proyecto de vida, ya en los pre (adolescentes).

Algunas palabras de ánimo que están trabajando con jóvenes
Bendigo en el nombre del Señor a todos los lectores y quiero animarlos a estrechar mejores relaciones, que podamos construir lazos y relaciones sanas, saber tomar decisiones y, por sobre todas las cosas, conectarnos con lo que Dios desea para cada uno.


Adrián Intrieri es licenciado en Sicología, especializado en problemática adolescente. Además es autor de varios libros, conferencista y pastor de jóvenes en la Iglesia Resplandecer del Barrio Temperley, Buenos Aires, Argentina.

Esta entrevista fue realizada por Karen Núñez.

Related

Jovenes y Adolescentes 3096065499295801974

Publicar un comentario en la entrada Default Comments

  1. Estoy muy interesado en recibir más información acerca de este tema, pues estoy trabajando con adolescentes y jóvenes en mi iglesia...

    ResponderEliminar

emo-but-icon

item