Musulmanes, cristianos, y la esperanza por un futuro pacífico

“Desde mi oficina en la ciudad de Nueva York tengo vista a la Zona Cero. Todos los días tengo la o...

“Desde mi oficina en la ciudad de Nueva York tengo vista a la Zona Cero. Todos los días tengo la oportunidad de observar el proyecto de construcción masiva, así como los miles de visitantes al Memorial 9/11. Todo es un claro recordatorio de cómo la fe de una persona puede ser radicalizada y politizada.

El grupo terrorista islamista Boko Haram ha matado a cientos de cristianos en el norte de Nigeria desde 2009. Los asesinatos han aumentado en los últimos meses, y las fuerzas de seguridad han fracasado claramente para proteger la vida. El grupo al-Shabaab de Somalía atacaron dos iglesias en Kenia dejando 17 personas muertas y decenas de heridos, incluidos mujeres y niños. Sin embargo, los ataques se llevan a cabo contra los musulmanes también. Estos actos de violencia deben ser condenados por todos los líderes religiosos.


Como líder cristiano, permítanme abordar específicamente el conflicto entre musulmanes y cristianos. El mundo necesita paz, y los miembros de las dos mayores religiones del mundo tienen que desempeñar un papel importante en la definición del futuro del mundo. Si promocionamos la guerra, la violencia y los conflictos en nuestras vidas, el derramamiento de sangre seguirá; pero si abogamos por la paz y la justicia, muchas vidas se salvarán.

No debe haber ninguna duda que como cristianos, queremos vivir en paz con los musulmanes y con todos los hombres y mujeres en este mundo. Esto es esencial en nuestra religión desde su fundación, a pesar de que no siempre somos coherentes en practicar lo que las Escrituras nos mandan. Lamentamos las acciones de los cristianos en el pasado y en el presente, cuyos hechos no tienen o no coinciden con las enseñanzas y el ejemplo de Jesús. Jesús nos ordena en Mateo 5:9-11: "Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios. Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados seréis cuando os insulten, os persigan y digan toda clase de mal contra vosotros por mi causa."

Tengan por seguro, que apoyamos cualquier esfuerzo que promueve la paz en los lugares donde musulmanes y cristianos viven juntos en los mismos países de todo el mundo. Si queremos vivir en paz en estos países, no podemos esperar hasta que hayamos resuelto todos nuestros problemas teológicos. Justicia y libertad de religión son una parte crucial de la paz que todos deseamos.

La Alianza Evangélica Mundial diferencia entre la promoción de los derechos de los miembros de otras religiones y la ratificación de la verdad de sus creencias. La defensa de la libertad de los demás puede hacerse sin aceptar la verdad de lo que creen.

He visto ejemplos maravillosos en todo el mundo en el que diferentes religiones, incluso con una historia previa de violencia, ahora están viviendo en una sociedad mucho más armónica. En cada una de estas situaciones estas personas, con diferencias religiosas muy profundas, se unieron para buscar una convivencia en paz y tranquilidad.

¿Demasiado optimista? ¡Tal vez! Pero como seguidor de Jesús, tengo que ser una persona de paz, reconciliación y esperanza. No es un camino fácil. Pero es uno que debemos tomar, si queremos tener un mundo con menos violencia. ¿Estás listo para unirte a este camino?


Por el Dr. Geoff Tunnicliffe,
Secretario General y CEO de la Alianza Evangélica Mundia









Fuente: http://www.worldea.org - Esta carta publicada en fecha 19/07/2012 por el Dr. Tunnicliffe, ha sido traducida y resumida por este medio. Lea el artículo original en inglés aquí: http://goo.gl/zcPG3

Related

Actualidad 7074017927313305527

Publicar un comentario en la entrada Default Comments

emo-but-icon

item