AMAR - Asociación Ministerio Alto Refugio

Mejores son dos que uno... Eclesiastés 4:9 AMAR (Asociación Ministerio Alto Refugio) es una ONG ...

Mejores son dos que uno... Eclesiastés 4:9

AMAR (Asociación Ministerio Alto Refugio) es una ONG sin fines de lucro en Paraguay, integrada por socios y voluntarios que trabajan integralmente con personas que viven con el VIH/SIDA.


La Asociación brinda a las personas que viven con VIH/SIDA: desayuno y almuerzo,
grupo de apoyo, atención integral a niños (Dulce Refugio), literatura y consejo espiritual, camas y sillones para descansar, algunos alimentos y medicamentos, educación sobre SIDA al público, servicio de odontología, charlas en Escuelas y colegios acerca del SIDA y cómo prevenirlo.
Los administradores, nos comparten lo siguiente:
Elsa & Beto (Bertram) Hein: A propósito nos presentamos juntos, porque el trabajo que nosotros realizamos en Alto Refugio con los enfermos del Sida, con seguridad se puede hacer mucho, pero mucho mejor en matrimonio. Creemos que el matrimonio es un invento de nuestro Padre en el Cielo, y que llevando esta unión con la base en la Biblia. El resultado puede ser casi como el Cielo en la Tierra. Nosotros venimos del Chaco para servir a los enfermos con VIH/Sida, y dejamos a nuestros hijos Sara (18) y David (17) como medio huérfanos. Estamos disfrutando el trabajo en conjunto. Fue un sueño nuestro, algún día trabajar juntos, porque (no puede ser de otra manera) creemos que Dios nos juntó, y creemos que en un matrimonio nos apoyamos uno al otro.
Yo creo que el Sida es una gran oportunidad para nosotros los líderes en el Reino de Dios, porque es una nueva chance de demostrar a la gente el amor de Dios hacia ellos (los enfermos con Sida). Descubrí que esto es un problema general que los cristianos tenemos: “¿Cómo demostrar el amor de Dios a la humanidad hoy en día, (es nuestro deber de parte del creador) en la vida cotidiana, en el trabajo, en la calle?” Si pensamos en los años 80, lo que se pensaba del Sida, y que lo que se descubrió, o digamos que lo que se sabe hoy en día de esta enfermedad, sabemos que mucho fue puro miedo nomás. Si nos cuentan cómo los pusieron en cuarentena, y cómo se alejaron o se acercaron con mucho miedo a los afectados. Hoy día sabemos que el Sida no se transmite por tomar juntos tereré, por besar o abrazar a una persona afectada por el Sida. Mucho menos se transmite por compartir una vivienda o un vehículo. Yo uso la misma cuchara para comer y el mismo cuchillo que el enfermo con Sida usó ante de mí. Hoy día sabemos que las vías más populares de transmisión del Sida son: la infidelidad antes o en el matrimonio (los preservativos te protegen en un 90%) y las jeringas que se reutilizan para las drogas.
Demostremos amor a los enfermos del Sida. Tomemos a las personas afectadas en serio, escuchémoslas, abracémoslas, saludémoslas con un fuerte apretón de manos. Fíjense en el NT cómo Jesús trató a los enfermos, y tomémosle como ejemplo. Lo que a mí me impresiona son los testimonios de pacientes con VIH/Sida, cómo ellos después nos cuentan cómo les sorprendió la amabilidad con que los cristianos les saludaron, les dieron la bienvenida, les recibieron y les trataron.
Y ustedes, como líderes cristianos, pueden saludar a la gente afectada del VIH/Sida de parte de Alto Refugio, les pueden dar nuestra dirección, y decirles lo que nosotros les decimos: “Sí se puede”. “Sí se puede”, no solo vivir una vida libre de infidelidad, sino también “Sí se puede” vivir con el Sida. Tenemos suficientes ejemplos donde gente al borde de la muerte tomó ánimo y tomó enserio los consejos del personal de nuestro ministerio y de los médicos, y siguen viviendo, siguen aumentando de peso, siguen aumentando la resistencia en su cuerpo. Nosotros como administradores de Alto Refugio les suplicamos que miren a los enfermos del VIH/Sida con los ojos del Creador, que les ama, y que mandó a su Hijo único para morir por ellos, para que todo que en Él crea sea salvo. Porque nadie merece el infierno, cada uno es demasiado precioso para que se pierda.

Contactos:
A través del sitio web: http://www.altorefugio.org, por correo electrónico: altorefugio.py@gmail.com o por teléfono: +595 21 29 00 76 con el departamento de Charlas.

Para continuar equipando su ministerio descargue la aplicación de La Fuente y suscríbase

    

Related

Testimonios 5899374050835932707

Publicar un comentario en la entrada Default Comments

emo-but-icon

item