Conozcamos los diferentes tipos de mentoreo

Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispo...

Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre. Hechos 20:28

El mentoreo es una estrategia utilizada para poder acompañar a alguien y orientarlo en las decisiones que deba hacer. Bíblicamente, sería una forma de pastorearle, puesto que todos necesitamos un tiempo en donde podamos expresar o compartir las situaciones que atravesamos con un amigo o compañero para animarnos. Les presentamos de forma sencilla lo que significa mentorear y qué implica ser un mentor, también mencionamos los tipos de mentoreo.


El mentor es una persona que ha logrado vivir experiencias que le ayudaron a madurar en su fe, en sus emociones y en distintas situaciones de la vida como también intelectualmente, y esto le brinda la oportunidad de asesorar, apoyar y orientar a la otra persona más joven que ella, con el fin de facilitarle un mayor aprendizaje y desarrollo, pues ellos les son de apoyo y ayuda. Estas personas bien pueden ser amigo del mentoreado, pues deben transmitir una confianza plena. Podemos decir que la palabra MENTOR se utiliza al referirse a una persona que tiene como primera responsabilidad capacitar. Por otro lado, MENTOREADO hace referencia a la persona que está siendo capacitada mediante la relación que lleva con el mentor. Entonces esto es mentorear, es decir, capacitar, entrenar, desarrollar.

A continuación, mencionamos los tipos de mentoreo:

El Mentor como Discipulador prepara a una persona sobre los temas que hacen referencia a seguir a Cristo, por ejemplo, la oración, la lectura diaria de la Biblia y todo lo que va vinculado a la vida espiritual.
El Mentor como Director Espiritual se encarga de enseñar a alguien para que acceda a una madurez espiritual de forma más profunda, y de esa manera guiarlo en este viaje de la vida. Este brinda a la otra persona la habilidad de concentrarse en las obras que Dios hace en su vida, a fin de que se apropie de la importancia de la espiritualidad y de la alineación en su vida interior.
El Mentor como Entrenador su deseo y objetivo es ser una ayuda para la otra persona, para que ella pueda lograr habilidades y experiencias de las mismas. Un preparador puede estimular a la otra persona para que desee y aprenda a estudiar la Biblia.
El Mentor como Consejero sabe que los consejos sabios se puedan dar al mentoreado y que esta es la forma para capacitar al otro. A través de ella logra impulsarlo a encontrar las enseñanzas que una situación adversa pueda traer consigo. Al mismo tiempo, le ayuda a ver las formas cómo solucionar un problema.
El Mentor como Maestro brinda una capacitación a la otra persona mediante el conocimiento de un tema peculiar. El objetivo de la enseñanza no es solo informar sino, principalmente, transformar su vida mediante la enseñanza.
El Mentor como Sponsor se encarga de capacitar a otros mediante una asistencia para que pueda crecer y ampliar sus conocimientos y experiencias dentro de una organización.
Mentoreo Formal se hace de forma comprometida, para lograr un mentoreo. El Mentoreo Informal se logra en la vida cotidiana, sin necesidad de encontrar un avance en el desarrollo del mismo.
El mentoreo especializado se ocupa en un área especifica, por ejemplo, tenemos durante el tiempo de estudio, una persona guia en el perfeccionamiento del aprendizaje.
Mentoreo vertical e horizontal (recíproco) cuando hablamos del mentoreo vertical, nos estamos refiriendo a que la persona que realiza el mentoreo tiene una mayor experiencia que sirve de empuje hacia otros logros (avance espiritual, emocional, académico), y esto normalmente se realiza de forma periódica, puesto que el mentor tiene varios compromisos que le imposibilitan reunirse con mayor frecuencia. Sin embargo, cuando hablamos de mentoreo horizontal o recíproco, estamos hablando de personas que juntamente se reunen para recibir apoyo mutuo, esto puede realizarse de forma semanal.


Motivaciones para mentorear
- La Biblia nos insta a acompañar a los hermanos en la fe a desarrollarse y que puedan crecer hasta la estatura de Cristo. Y, por sobre todo, a los que aún no han experimentado una estrecha relación con Dios. Es decir, ayudar al prójimo a desenvolverse de forma madura ante situaciones difíciles y, de esa forma, motivarlo a depender única y exclusivamente de Dios.
- Quien realiza mentoreo se siente agradecido y satisfecho por tener la oportunidad de ser un canal de bendición para otro. Más aun, para el mentoreado el recibir mentoreo es de gran importancia, pues la persona se siente valorada, importante, y con capacidades que aparentemente antes no sentía que poseía. Además siente que puede ser de estímulo para otros.
- Quienes rodean a la persona mentoreada pueden sentir, ver y experimentan avances de madurez emocional, espiritual e intelectual, que anteriormente no se veían.

Suscribete a la edicion digital en www.RevistaLaFuente.com

Related

Mentoreo 7736421740540218710

Publicar un comentario en la entrada Default Comments

emo-but-icon

item