Flavio Josefo (37 – 101 d.C.)

Nació alrededor del año 37 d.C, en el seno de una familia sacerdotal de Judea ligada a la monarquí...

Nació alrededor del año 37 d.C, en el seno de una familia sacerdotal de Judea ligada a la monarquía de los asmoneos. Su nombre originario era Yosef bar Mattityahu o Yossef ben Matityahou, es decir, José hijo de Matías. Ya desde pequeño se caracterizó por su buena memoria y su facilidad de aprendizaje, lo que le permitió desarrollar sus dotes intelectuales.
Impresionado por la gran importancia del partido fariseo y esperando afianzarse en una posición de influencia, se unió a dicho partido a los diecinueve años, aunque no compartía
ni sus puntos de vista religiosos, ni los políticos.
En el año 64 fue a Roma para conseguir de Nerón la liberación de algunos curas judí¬os amigos suyos capturados durante las revueltas judí¬as contra los romanos, motivo por el que es procesado y encarcelado. Sin embargo, pronto es liberado gracias al apoyo de Sabina Popea, esposa del emperador.
Tras su vuelta a Jerusalén, en el año 66 estalló la Gran Revuelta Judí¬a. Fue designado por el Sanedrí¬n de Jerusalén como comandante en jefe de Galilea, organizando su administración y defensa. Estableció en cada ciudad un consejo de jueces cuyos miembros eran reclutados entre los que compartían sus puntos de vista políticos. Realizó las negociaciones diplomáticas y sus funciones militares con prudencia y astucia. Aunque al principio los judíos tuvieron éxito, cuando el General Vespasiano avanzó con el ejército principal desde Antioquía a sangre y fuego, los insurgentes huyeron o se refugiaron en sus fortalezas. Josefo y otros valientes se defendieron durante seis semanas en la fortaleza, casi inexpugnable, de Jotapata. Después de la captura de la plaza fuerte de Jotapata por los romanos, que defendió hasta que resultó inútil toda resistencia, escapó y se escondió junto con otros cuarenta en una cueva. Cuando a su vez este refugio estuvo a punto de ser tomado, los defensores entraron en un pacto suicida, y Josefo fue uno de los dos últimos sobrevivientes. Persuadió al otro sobreviviente que bien podrían entregarse a los romanos, lo que contribuyó a que se ganara el favor de Vespasiano, el comandante romano, al predecir que sería elevado a la púrpura imperial. La predicción se cumplió en 69 d.C.
Al año siguiente Josefo fue agregado al cuartel general romano durante el sitio de Jerusalén, en el que actuó como intérprete de Tito (hijo de Vespasiano y su sucesor en el comando palestino) cuando quiso ofrecer condiciones a los defensores de la ciudad. Después de la caída de Jerusalén, Josefo fue a Roma, donde se estableció como cliente y pensionado del emperador, cuyo nombre de familia, Flavio, adoptó.
Como sería de esperar, el comportamiento de Josefo durante la guerra le ganó el estigma indeleble de traidor ante los ojos de la nación. Aun así, empleó los años de su agradable estancia en Roma de manera tal que pudiera granjearse su gratitud en alguna medida.
Dedicó esos años a una actividad literaria en la que se muestra como verdadero patriota, según su punto de vista, celoso de establecer el buen nombre de su pueblo. Su primera obra fue una Historia de la guerra judía, escrita primero en arameo para beneficio de los judíos de Mesopotamia, y luego publicada en una edición griega. Sus dos libros Contra Apión los escribió en defensa de su pueblo contra las calumnias antijudías de un maestro de escuela de Alejandría llamado Apión. Su obra de mayor longitud es Antigüedades judías, en veinte tomos, que relatan la historia de su pueblo desde las épocas más primitivas hasta sus propios días. Completó esta obra en 93 d.C.
En el capítulo XVIII de Antigüedades judías, consta una mención a Jesús de Nazaret que ha recibido el nombre de Testimonio flaviano. Escribe también, en el capítulo XX, acerca de un hermano de Jesús, llamado Santiago. Y en el mismo libro menciona la muerte de Juan el Bautista por orden de Herodes Antipas (Ant., XVIII, v, 2).
Finalmente, escribió su Autobiografía, fundamentalmente en defensa de su posición ante la guerra, que había sido interpretada en términos desfavorables por otro escritor judío, Justo de Tiberias.
Durante la Edad Media, en Europa, Josefo fue un autor muy leído. Su obra reviste una importancia de primer orden para la historia del pueblo hebreo, y aclara algunos hechos históricos importantes como el asedio y destrucción de Masada en el año 74. También realiza descripciones de las sectas históricas del judaísmo: fariseos, saduceos y zelotes y la algo extravagante comunidad de los esenios (uno de cuyos asentamientos fue Qumram); se encuentran asimismo algunas de las primeras noticias históricas referentes al cristianismo, como el martirio del hermano de Jesús, Santiago, o el sacrificio de Jesús en una cruz, en tiempos de Poncio Pilato, texto que se ha considerado muy deformado por la tradición de copia cristiana, pero que ha sido reconstruido en su forma original con ayuda de copias sirias.
Murió durante el mandato de Trajano (probablemente en el 101).

Fuentes:
• es.wikipedia.org
• www.sobrehistoria.com
• http://www.biografiasyvidas.com/biografia/j/josefo.htm

----------------------------------------------------------------------
Si este artículo te ha sido una ayuda o te ha sido útil comentanos acerca de ello o compartelo con alguien! ----------------------------------------------------------------------

Para continuar equipando su ministerio descargue la aplicación de La Fuente y suscríbase

    

Related

Historia Cristiana 5988590400421944007

Publicar un comentario en la entrada Default Comments

emo-but-icon

item