Lo que uno dice y el otro escucha es relativo

Por Johannes Bleeker, johannes@lostransformadores.net , www.lostransformadores.net Serie: Hablemos ...

Por Johannes Bleeker, johannes@lostransformadores.net, www.lostransformadores.net
Serie: Hablemos Claro.

En todas las naciones, culturas, tribus y lenguas, nosotros, los seres humanos, nos comunicamos de alguna manera. Es vital para nuestra existencia, para avanzar en la vida, para compartir pensamientos y sentimientos, para transmitir cierto mensaje a otro. Cuando hablamos, lo hacemos para aclarar algo - puede ser una cosa, persona, pensamiento, reglas, problemas, punto de vista sobre algo, emociones, etc. Sin comunicación estaríamos
perdidos. Aun los animales usan algo de comunicación para transmitir ciertos mensajes entre ellos. Las hienas en África llaman en voz alta cuando encuentran comida par invitar a otras hienas lejanas a compartir la carroña. Los sapos cantan, cuanto más fuerte mejor, para atraer a sus compañeras para reproducirse. Es vital para toda forma de vida el comunicarse de una u otra manera.


Cada persona tiene su propio filtro para entender o percibir las cosas. Lo que es obvio para una persona, puede no ser del todo claro para otra. Es exactamente este filtro el que también afecta la forma en que entendemos, interpretamos, y reaccionamos al mensaje que un individuo transmite a otro. A lo que me refiera o diga puede no ser lo que el oyente escucha o entiende. Entonces la persona puede responder con algo que no tiene relación con lo que yo pretendía que la conversación fuese. En ese sentido la conversación es un proceso de construir un mensaje hasta que ambos encontremos las mismas bases en entender un mismo mensaje.

En esta serie sobre comunicación me gustaría mirar algunas cosas para hacer la comunicación más fácil para ti como líder. Según Friedmann Schulz Von Thun en su libro, “Hablar Juntos” es de ayuda el dividir las conversaciones en las siguientes categorías para entender mejor lo que alguien quiere decir e inclusive si tú quieres transmitir cierto mensaje.

1. Contacto o Tema
Al inicio de una conversación es importante identificar si alguien está tratando de establecer un contacto, donde el tema es irrelevante para el oyente. Un buen ejemplo sería si alguien te pregunta: “¿Tienes el número del pastor Fulano, el que habla sobre la santidad?”. Claramente está intentando hacer un contacto y no quiere hablar sobre el tema que mencionó. O quizás la conversación es sobre algo específico y la persona no se molesta en establecer un contacto, más bien en conseguir claridad en ese tema específico. Para entablar correctamente la conversación, es oportuno reconocer de inmediato la intención del que la inicia: establecer un contacto contigo o con otro, o desarrollar un tema específico.

2. Público o Privado
En conversaciones públicas, tú, como individuo, cumples un rol social. Tú eres o el paciente, el comprador, vendedor, jefe, co-trabajador, etc. Donde en una conversación privada actúas como un individuo e interactúas en el nivel de revelar deseos e intereses a un amigo, esposa/o o hijos. Quizás como técnico de reparación de heladeras hablarías de tal forma, mientras como amigo o padre de otra forma.

3. Simétrico o Complementario
En las conversaciones públicas se emite una respuesta en el mismo nivel, o solo se añade al contexto original. En una conversación simétrica ambas partes tienen la misma chance y oportunidad de preguntar, demandar, asumir, rehusar y desviar la pregunta. Ejemplo: una reunión de líderes. Una conversación complementaria es cuando alguien tiene la información y lo relata, añadiendo informaciones mientras se lo pide, para que así la otra parte pueda entender completamente el punto de la conversación. Ejemplo: En una visita al médico él dice que tienes bronquitis crónica; optando por conocer más, pides saber cómo tratar la enfermedad y él proveerá la información necesaria. La clave en esta clasificación de conversaciones es comprender si te toca hablar como 'igual' o como uno o el otro en una conversación complementaria.

En breve, entender y comunicar correctamente implica escuchar atentamente a lo que la persona espera de ti y a expresar claramente a que fin estas comunicando. Se pueden evitar frustraciones y malentendidos haciéndote dos preguntas: ¿La persona frente a mí entiende la intención de mi conversación y mi rol en ella? y ¿Estoy escuchando de verdad lo que me presenta la persona? Hablar es fácil, mientras buena comunicación implica esfuerzo.


Para continuar equipando su ministerio descargue la aplicación de La Fuente y suscríbase

    

Related

Liderazgo 1393503991185464891

Publicar un comentario en la entrada Default Comments

emo-but-icon

item