http-www-revistalafuente-com

Tómele el pulso a su iglesia

Motive a los obreros de su iglesia evaluando el presente para proyectar hacia el futuro. “Tomando ...

Motive a los obreros de su iglesia evaluando el presente para proyectar hacia el futuro. “Tomando el pulso” es una término que proviene de la medicina y es utilizada en diferentes sectores, especialmente económicos o políticos para expresar el interés de hacer un examen o un análisis para conocer el estado real de las cosas. La evaluación para cualquier sector siempre es un proceso doloroso, también para la obra eclesial.
En una evaluación se trata de buscar e identificar no solamente los logros
y éxitos, sino también de analizar las frustraciones
y las decepciones. En la Salmo 139:23 encontramos que David clama a Dios que El mismo lo examine, porque sabe que saldrá ganando, aunque signifique un proceso doloroso: ”Examíname, oh Dios, y sondea mi corazón; ponme a prueba y sondea mis pensamientos”. Cada evaluación tiene el objetivo de reconocer el estado actual para alinearse a una visión o a un objetivo que guiará al futuro. Esta visión anima y motiva a los obreros y a toda la congregación a visualizar y estrecharse hacia la meta.

“Quien no mide, no sabe si esta en lo correcto, quien no usa plomada, no sabe si construye torcido, quien no hace examen nunca sabe su nota, quien no quiere evaluarse no desea saber como va su proyecto. Si amas el proyecto que Dios puso en tu corazón, evalúa constantemente, saca conclusiones, cambia, mejora, ríe, llora y no te detengas hasta verlo realizado.” Pastor Tito Robert, Ministerio Crecer.


¿Es necesario evaluar la salud de la iglesia?


Realizamos un encuesta entre pastores líderes, preguntando si realmente es necesario evaluar la salud de la iglesia, a lo que nos respondieron:

- Si es importante, porque vemos a muchas iglesias no saludables. Una Iglesia saludable crece naturalmente, y si no crece la evaluación permitirá un diagnostico actual y luego ver la receta a utilizar. Pastor Antonio Montiel, Presidente de la Iglesia de Dios del Paraguay.

- Si, porque hay enfermedades como la evento manía y el activismo ministerial que impiden un desarrollo integral de la iglesia. Pastor David Cauracuri Palomino, Pdte. de la CONNPE.

- Si!, porque de lo contrario estaríamos siendo conformistas y quedaríamos desinteresados en el desarrollo de nuestros miembros. Pastor José Gabriel Quispe Huallpa, Perú

- Me gusta ver la Iglesia como un organismo vivo y no como una organización, al igual que cualquier organismo para mantener la calidad de vida, los humanos vamos al medico, a las plantas las podamos, fertilizamos etc., asimismo al igual que nuestros cuerpos debemos mantener sanas nuestras iglesias, lógicamente por medio del diagnostico, gracias a Dios hoy día levanto hombres con la visión de desarrollar materiales que ayuden a los pastores a evaluar y sanar nuestras iglesias, una iglesia enferma es como un hospital nauseabundo, difícilmente acudiríamos a un lugar así...... Pastor Juan Alberto Medina Prieto, representante de la Red de Multiplicación en Paraguay.

- Claro que si es necesaria evaluar la salud de la iglesia. Un buen diagnóstico nos indicará como estamos en lo planificado o lo que necesitamos planificar. Pastor Mario Ayala, de Guatemala.

- La salud de nuestras iglesias es como el cuerpo humano, y hay que hacer chequeos para evitar sorpresas. Una razón es que el crecimiento no se quede parado sino siga creciendo en número y calidad, siempre hay que investigar si en la zona donde estamos damos resultados y colocando metas que nos ayuden a centrarnos en realidades locales. Aparte hay que solidificar el grupo de gente que va tomando responsabilidades en cualquier área que sean personas que tienen los dones para hacerlo y no lo hacen solo por el cargo, debemos de asegurarnos de su crecimiento en su vida integral, no solo en lo espiritual. Walter Peregrina, Director de Cooperación Nacional Misionera del Paraguay

- Si, es necesario, porque la salud de una iglesia es importante, ya que una iglesia saludable, da frutos naturales y lamentablemente hay muchas iglesias que NO están dando frutos dignos de un arrepentimiento genuino en los creyentes. Pastor Omar Monterrey Morales, Coordinador de la Fraternidad de Pastores, de Jinotepe, Nicaragua.

- Pienso que si es necesario evaluar la Salud de nuestras iglesias, porque en la actualidad las cosas del mundo estás afectando bastante a la iglesia, y la respuesta de como evaluar es si de verdad estamos cumpliendo lo que el Señor nos manda o no, también ver los problemas matrimoniales, problemas entre hermanos, etc., puesto que estas afectan bastante, son como cáncer que avanza y se debe parar al momento, personalmente pienso si no hay estas clase de problemas la iglesia está bien y la salud de la iglesia estará bien y el mismo Señor Jesucristo estará feliz. Pastor Javier Calizaya Moya, Cochabamba - Bolivia

El Ministerio Crecer, (ministeriocrecer,org) en su boletín Nr. 107 destaca que es necesario evaluar la obra eclesial periódicamente: “Cada dos meses es bueno sacar algunas conclusiones que nos ayuden a mirar el próximo bimestre con nuevas actitudes, de lo contrario se nos ira el año y no habremos reaccionado. … No debemos definir nuestra iglesia por sus números, pero tampoco debemos desestimarlos como no importantes. Simplemente todo lo que se pueda medir con ellos arroja datos que nos servirán para realizar evaluaciones. Ninguna de estas definirá la iglesia pero si pueden ayudarnos si le perdemos el miedo y los vemos como amigos que nos arrojan datos de una parte de lo que ocurre en nuestra iglesia”.




Una herramienta efectiva.
“Tómele el pulso a su iglesia” es un instrumento que le puede ayudar a conocer el estado de salud de su congregación mediante la evaluación de varias áreas claves e importantes de su iglesia. Más allá de ser un instrumento de medición que revela información vital sobre el estado de salud de una congregación, TÓMELE EL PULSO A SU IGLESIA tiene como propósito fomentar el diálogo y la reflexión profunda entre líderes, miembros y pastores de iglesias locales sobre elementos importantes que determinan el desarrollo y la salud de una congregación. En ese sentido, también sirve para encausar correctamente inquietudes de los miembros y del liderazgo en torno a cómo perciben su iglesia. A continuación recomendaciones para el uso de esta herramienta:


  1. Es un proceso más que una actividad.
Esta herramienta sólo vale lo que vale de la conversación que emana de ella. La idea central es que TÓMELE EL PULSO A SU IGLESIA pueda ayudar a los líderes a encaminar sus conversaciones de evaluación y luego de una planificación para lograr un ministerio más efectivo que tendrá como resultado una iglesia más saludable. Recuerde que el uso del diagnóstico es el “comienzo” de un proceso y que los cambios no suceden de la noche a la mañana. El facilitador debe recordar al grupo que esto es un proceso que toma un buen tiempo y no es sólo una actividad.

  1. El formulario debe ser llenado por la mayor cantidad posible de miembros de la iglesia.
Resulta mejor cuando la mayoría de las personas pertenecientes a la congregación (miembros y/o asistentes) participan llenando el formulario y se lo entregan a los líderes para su evaluación. Las personas pueden llenar los formularios anónimamente si lo desean. Los líderes deben sacar los promedios y hacer una lista de todos los comentarios adicionales escritos por los participantes. Cuantos más miembros de la congregación hayan llenado los cuestionarios, más representativa y real será la información con la que trabajará el grupo de liderazgo.

  1. El formulario debe ser llenado por todos los líderes que participarán del proceso.
Los líderes también deben llenar el formulario, pero se sugiere que no se haga anónimamente, ya que tendrán que presentar su punto de vista durante todo el proceso de análisis, evaluación e interpretación. Se sacarán los promedios de los líderes como grupo para luego comparar con los promedios obtenidos por la congregación. A veces las diferencias entre los líderes y la congregación son notables y pueden ser de sumo interés verlas, analizarlas y discutirlas. No hay una regla exacta para el tamaño del grupo, pero recomendamos que se use con un grupo 5 a 15 líderes.

  1. El espíritu del proceso debe ser constructivo.
Este ejercicio debe hacerse acompañado de oración y en un ambiente de madurez emocional y espiritual en el que todos se sientan seguros de participar expresando sus opiniones con libertad. Se quiere reconocer las fortalezas y las debilidades de la iglesia. Los líderes celebran las fortalezas, pero deben estar abiertos a reconocer las áreas débiles para poder mejorarlas. No se debe interpretar nada como ataques personales.

¿Quién debe moderar el curso? 
Existen varias alternativas para facilitar este proceso. La primera opción es que sea el pastor, o un líder asignado por la Junta Directiva de la iglesia, quien provea el liderazgo necesario para conducir el proceso de auto-evaluación. Es clave que la persona sea respetada por los integrantes del grupo. La habilidad principal de esta persona debe ser moderar la conversación asegurándose que todos puedan participar y que no se descarrile el proceso. Algunos pastores preferirán que otro modere el proceso para así ser un participante más activo e independiente en la conversación.

¿Dónde se consigue este material?
La descarga del kit completo puede realizarse en www.reddemultiplicacion.com, desde el link “Recursos”, seleccionando el curso TÓMELE EL PULSO A SU IGLESIA. Para la ejecución de esta herramienta de evaluación están disponible los siguientes materiales:
(a) La herramienta Maestro en PDF.
(b) La herramienta Participante en PDF.
(c) Resultados en PDF
(d) La herramienta Presentación en PPT

Related

Temas de Portada 764232720910950275

Publicar un comentario en la entrada Default Comments

emo-but-icon

item