http-www-revistalafuente-com

Restaurando a pastores caídos

¿Cómo respondemos en el liderazgo pastoral ante un colega caído? ¿Cuál es nuestra responsabilidad? ¿...

¿Cómo respondemos en el liderazgo pastoral ante un colega caído? ¿Cuál es nuestra responsabilidad? ¿Qué específicamente necesita el caído? ¿Debemos callar y tapar el pecado para lograr una recuperación rápido? ¿O debemos llevarle al arrepentimiento ante la comunidad y así a la humillación? Hablamos con el Dr. Antonio Montiel en nuestra serie de conversaciones acerca del mundo interior del Pastor. El Pastor Montiel es Doctor en Educación, USA, Master en Psicología Familiar, USA. Es Consejero Familiar del ministerio CONFIANZA-Asistencia Personal. Actualmente es el Presidente de la convención
de las Iglesias de Dios del Paraguay:

Hay dos tipos de pecadores. Están los pecadores arrepentidos y los pecadores orgullosos. El pecado es pecado, no importa si es chico o si es grande. Muchos líderes y pastores hacen su clasificación personal del pecado. Algunos hablan del pecado con la p-minúscula y otros con la p-mayúscula. Satanás sabe que el líder no va a caer en ese pecado con mayúscula, pero si en la p-minúscula o pecaditos que luego se convierten en pecado mayor. Y ahí es donde todo sale a luz.

Dos modelos bíblicos.
Un líder arrepentido necesita tener la actitud de David. Esto se refleja en el Salmo 51. Pero antes del Salmo 51 ocurrió una experiencia muy importante: Apareció una persona de confianza, un Mentor para el caído. Este mentor le confrontó a David y el aceptó la confrontación. David reconoció y eso le llevó al proceso de restauración. Y ahí es dónde encontramos a muchos líderes orgullosos, muchos de ellos arrogantes, soberbios que después crean un problema mayor porque no quieren escuchar y además muchas veces espiritualizan toda su situación. En el caso de Saúl apareció también un mentor y le confrontó con su pecado. Saúl respondió negativamente, le echó al mentor y le dijo vete de acá. Saúl termino mal, Dios mismo tuvo que intervenir. La Biblia es muy fuerte aquí porque dice que Dios mismo se encargó de solucionar este caso de una manera definitiva. Dios le dio a esto un corte definitivo.

El modelo a seguir.
El modelo positivo que debemos buscar es el modelo de David que fue restaurado. El cayó, tropezó y pecó. David cayó en lo que llamamos múltiples pecados. Estamos hablando de adulterio. Le envió a su gente a trabajar y, contextualizando su situación, el se quedó con el control remoto posiblemente vio varios canales y ahí vio una mujer desnuda. Recientemente en una reunión el Supervisor General de la Iglesia estaba contando con lagrimas en los ojos que la oficina está llena de credenciales quitadas a Pastores por el tema del desorden y de la inmoralidad como consecuencia del pecado. Entonces, contextualizando nuevamente, David en su propia casa usó su control remoto, o su computadora y empezó a codiciar. Después de la codicia viene el deseo, la tentación y el pecado. Ahí entonces David cayó en el adulterio. Luego para tapar el adulterio viene el asesinato. Vino su general y le envió al marido a Bagdad, la zona donde caían las bombas. Así el se convirtió en el ideólogo de esta situación. Luego de esto vino Natán, su mentor. El era alguien a quien David escuchaba.

El burro que salvó la película.
Muchas veces los líderes estrella descalifican a los demás. Piensan: “No, como el me va a decir algo”, o “aquella persona no puede decirme nada”, o “aquí no hay nadie que me puede entender y que me pueda aconsejar”. He escuchado tantas veces estas frases, que son frases de Pastores arrogantes. Dios le puede usar a un burro. La Biblia dice que Dios usó un burro obediente. El tema no está en el burro, está en la obediencia. En el caso del Antiguo Testamento ese burrito salvó la película. Es aquí donde el líder, el Pastor tiene que ser valiente y reconocer sus pecados, antes de que todo explote. Porque si no, se produce el principio bíblico que no hay nada oculto que no salga a la luz. Es cuestión de tiempo. Y cuanto mas tiempo pasa, mas doloroso se vuelve. Es como una bomba atómica, que cae sobre esa persona. Y si se trata de un líder, en ese caso afecta a todos, hasta el mas pequeñito de la comunidad. Y nuestro país, en Paraguay, en los últimos meses hemos tenido situaciones concretas donde ha caído la bomba y hasta el día de hoy, tiene repercusión. Esas son las consecuencias de no haber tratado y no haber reconocido y no haber tenido la valentía de buscar ayuda. Porque Dios no va a violar nuestra voluntad, Dios respeta nuestro libre albedrío. Por eso es importante que colaboremos con Dios para que el pueda ayudarnos, socorrernos y librarnos de todas esas cosas que hoy estamos viviendo.

El proceso de la restauración.
Dentro del proceso de la restauración hay todo un proceso metodológico. Yo tengo que sentarme con esa persona caída y negociar. Dentro de ese proceso de negociación hay dos alternativas:
- Una es la negación: “Aquí no pasó nada. Todo es mentira. No es cierto. Están queriendo dañarme. El enemigo está queriendo dañar mi ministerio.” Es toda una larga lista de negaciones. Esa negación va a producir enojo y luego depresión. Esa es una de las alternativas.
- La segunda es la alternativa que recomendamos, que es la aceptación. Uno acepta la situación. Así como David aceptó su pecado luego de la amonestación de Natanael. Es muy difícil ayudar a una persona que no acepta el diagnóstico o espiritualiza todo. Entonces al aceptar el pecado, utiliza el procedimiento de la restauración. Y el modelo de la restauración desde el punto de vista bíblico y el elemento número uno dentro de la cosmovisión cristiana es el arrepentimiento. Y luego del arrepentimiento viene la confesión. Mucho gente confiesa que no se arrepiente y vuelve al problema. Y luego de la confesión viene la humillación. Este paso tiene que venir y la gente tiene que ver la humillación. Y como resultado de la humillación entonces Dios envía el consuelo. Es muy difícil consolar a una persona arrogante y orgullosa. Pero si hay humillación entonces Dios responde y escucha al corazón humillado y contrito. Acordémonos que la Biblia dice que Dios no quiere sacrificio de trabajo de esfuerzo que yo hago esto, yo construí aquello. Dios no escucha eso. Lo que Dios busca es un corazón arrepentido, humillado, contrito y ahí viene la consolación. Y después de la consolación viene la justificación. La justificación a través de Cristo Jesús. Y luego de la justificación se produce la regeneración. Regeneración significa conectar nuevamente todos esos cables sueltos. Y después de la regeneración teológicamente viene la santificación. Con una persona santificada, el hombre nuevamente está disponible para un proceso para que Dios lo puede utilizar otra vez. Todo esto es un proceso teológico que el hombre caído debe atravesar para que pueda regresar.

Tomemos nuevamente el caso de David. El pecó y pasó por este proceso e inclusive se habla de que fue el amigo de Dios. Los domingos leemos sus escritos sus salmos y vemos que es una persona muy emocional y se expresaba. Todo esto se inicia en la actitud: La actitud de aceptar o de denegar.

El mentor acompaña el proceso de restauración.
Todo este proceso el caído realiza con una persona de confianza. Yo te voy a contar en forma personal, yo he tenido personas que han venido a pedirme una autodisciplina por un año. Y ahí manejemos el proceso con mucha tacto y mucha ética. La idea de la disciplina es la restauración. Y lastimosamente muchos pastores ven la disciplina como un castigo. Se pichan, se enojan y no pasan por el proceso de la restauración. Se complican ellos mismos sus vidas y la de los demás. Entonces en un proceso de restauración tiene que haber confianza y respeto. Si hace falta se debe ir a un lugar neutro. Pero si o si se debe pasar por estos procesos teológicos, para que uno pueda volver fortalecido en el Señor.

Related

Temas de Portada 3337857892679826639

Publicar un comentario en la entrada Default Comments

  1. Gladys Echeverria de Orzuza18/8/11

    Está exelente este articulo, personalmente les comunico que me es muy util la revista la fuente, por sus mensajes, articulos, son todos sus contienidos muy instructivos para los pastores, líderes o para cualquier cristiano que desea enrriquecer sus conocimientos.
    Muchas gracias, que Dios les siga ayudando para ayudar.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Pastora Gladys por seguirnos. Asi como dices; aunque redactamos primordialmente para pastores, los contenidos son para todos que quieren crecer y llegar aser semajentes a EL. DTB. Leo

    ResponderEliminar

emo-but-icon

item