http-www-revistalafuente-com

Patricio, un evangelista y misionero de acuerdo al corazón de Dios

Patricio, el Apóstol de Irlanda (387 - 461) En toda la historia eclesiástica posiblemente no exis...

Patricio, el Apóstol de Irlanda (387 - 461)
En toda la historia eclesiástica posiblemente no exista otro personaje cuya exposición haya sido tan deformada como la del máximo misionero cristiano de Irlanda. Patricio fué un misionero enérgico e inteligente y es considerado como el introductor de la religión cristiana a la isla Irlandesa.

Su familia y primeros años.
Patricio nació con el nombre de Maewyin Succat alrededor del año 387 en Bennhaven Taberniae, en la actual Escocia.

Creció en una familia cristiana, su padre Calpurnio era diácono y oficial del ejercito romano; su madre era familia de San Martín de Tours. Su abuelo había sido sacerdote ya que en aquellos tiempos no se había impuesto aún la ley del celibato sacerdotal en todo el occidente. Alrededor del año 403, piratas irlandeses saqueaban las bien aprovisionadas villas romanas y, en una de esas irrupciones, Patricio, que tenía cerca de dieciséis años, fue raptado junto con otros jovenes para ser vendido como esclavo a un pagano del norte de Irlanda llamado Milcho. Lo sirvió cuidando ovejas. Trató de huir varias veces sin éxito.

Su acercamiento a Dios.
Allí, en este tiempo de esclavitud, de rudo trabajo y sufrimiento, comenzó a arrepentirse de su anterior indiferencia espiritual, a pensar en Dios y a crecer muchísimo en su vida interior. Después de seis años escapó y volvió a su casa. Patricio describe su cautiverio así: „Tenía 16 años de edad y no conocía al Dios verdadero, pero en una tierra extraña, el Señor me llevó a reconocer mi debilidad, en forma tal que aunque tarde, me arrepentí de mis pecados y volví con todo mi corazón al Señor mi Dios, el cual compadeciéndose de mi bajeza tuvo compasión de mi juventud e ignorancia, pues me preservaba antes de que yo le conociese y me protegía y fortalecía como una madre a su hijo, antes que yo supiese distinguir entre el bien y el mal.“ Luego de reconocer a Dios como al Dios verdadero, la oración llegó ha ser lo mas importante en su vida, como el lo dice: "oraba de continuo durante las horas del día y fue así como el amor de Dios y el temor ante su grandeza, crecieron mas dentro de mí, al tiempo que se afirmaba mi fe y mi espíritu se conmovía y se inquietaba, de suerte que me sentía impulsado a hacer hasta cien oraciones en el día y, por la noche otras tantas. Con este fin, permanecía solo en los bosques y en las montañas. Y si acaso me quedaba dormido, desde antes de que despuntara el alba me despertaba para orar,...".

Patricio confía en Dios.
Después de seis años en tierra de Irlanda y de haber pedido ayuda a Dios, una noche soñó que una voz le mandaba salir huyendo y llegar hasta el mar, donde un barco lo iba a recibir. Huyendo, caminó mas de 300 kilómetros para llegar a la costa. Encontró el barco, pero el capitán se negaba a transportarlo. Sus reiteradas peticiones para que le dejasen viajar gratis fueron siempre rechazadas, hasta que al fin, después de mucho orar con fervor, el capitán accedió a llevarlo hasta Francia. La travesía fue aventurada y peligrosa. Después de tres días de tormenta en el mar, tocaron tierra en un lugar deshabitado de la costa, caminaron un mes sin encontrar a nadie y hasta las provisiones se agotaron. Patricio narra esa aventura diciendo: "llegó el día en que el capitán de la nave, angustiado por nuestra situación, me instaba a pedir el auxilio del cielo. '¿Cómo es que nos sucede esto, cristiano? Dijiste que tu Dios era grande y todopoderoso, ¿por qué entonces no le diriges una plegaria por nosotros, que estamos amenazados de morir por hambre? Tal vez no volvamos a ver a un ser humano... A aquellas súplicas yo respondí francamente: Poned toda vuestra confianza y volved vuestros corazones al Señor mi Dios, para quien nada es imposible, a fin de que en este día os envíe vuestro alimento en abundancia y también para los siguientes del viaje, hasta que estéis satisfechos puesto que El tiene de sobra en todas partes. Fue entonces cuando vimos cruzar por el camino una manada de cerdos; mis compañeros los persiguieron y mataron a muchos. Ahí nos quedamos dos noches y, cuando todos estuvieron bien satisfechos reanudamos la caminata. Después de aquella comilona todos mostraban su agradecimiento a Dios... . Desde aquel día tuvimos alimento en abundancia."

Enviado a Irlanda.
Los primeros biógrafos dicen que Patricio pasó varios años en Francia antes de realizar su trabajo de evangelización en Irlanda. Durante este tiempo le ordenaron sacerdote. En esa época hizo un viaje a Roma y que, el Papa Celestino I fue quien le envió a Irlanda con una misión especial. Para realizar esa misión encomendada por el Pontífice, San Germán de Auxerre consagró obispo a Patricio.

Un pastor y misionero enérgico.
En Irlanda nuevamente, Patricio tuvo a su cuidado, como obispo, a sus fieles cristianos, sin embargo su principal ministerio fue la conversión de los paganos al cristianismo. Fue a los lugares más apartados, para bautizar y predicar el Evangelio. Hacía lo que solía hacer cualquier obispo de esas épocas, en tierra de misión: predicaba, bautizaba, confirmaba, ordenaba clérigos e instituía religiosos y religiosas. Esta fructífera tarea no estuvo libre de insultos y de temor por cautiverios y pillajes. Hay muchas fantasías, mitos y leyendas sobre las confrontaciones de Patricio con los magos druidas pero también hay relatos que tienen un trasfondo sin duda histórico.

Persecuciones.
Una docena de veces fue hecho prisionero por los partidarios de las religiones paganas. Más de cinco veces trataron de asesinarlo. En sus confesiones dejó escrito: "cada día vivo con peligro de ser secuestrado, de ser atacado a muerte, o de ser robado. Pero confío en la misericordia de Dios y cumplo lo que dice el Salmo 55; "Coloca tus preocupaciones en manos de Dios. Que Él cuidará de ti."

Un excelente comunicador.
Patricio utilizaba un lenguaje sencillo al evangelizar. Para explicarles acerca de la Santísima Trinidad, les presentaba la hoja del trébol, diciéndoles que así como esas tres hojitas forman una sola verdadera hoja, así las tres personas divinas, Padre, Hijo y Espíritu Santo, forman un solo Dios verdadero. Todos lo escuchaban con gusto, porque el pueblo lo que deseaba era entender. Sus temas favoritos y preferidos al predicar eran las cualidades que Dios tiene (poder, sabiduría, bondad, misericordia, justicia, santidad, etc.) La redención que obró Jesucristo, y sus consecuencias. La necesidad que tenemos de convertirnos y de hacer penitencia por nuestros pecados, y lo muy importante que es llenar nuestro día de pequeñas oraciones.

Su método de evangelizar.
Patricio empleó unas técnicas muy inteligentes que le produjeron grandes éxitos en la evangelización. La primera fue ganarse la simpatía de los jefes. La isla estaba ocupada por diversas tribus. Patricio se esmeró por ganarse al jefe de cada tribu. Si el jefe se convertía, también muchos de sus súbditos se convertían. Si no se convertía pero aceptaba ser amigo, ya se había ganado un gran terreno con eso, y por lo general sus hijas u otros familiares se convertían y ya quedaba el campo abierto para seguir evangelizando.

Un hombre sencillo e humilde.
Los biógrafos escriben que Patricio era un hombre muy sencillo, con un gran espíritu de humildad. Un trabajador incansable y en su esfuerzo por extender la religión dicen que solamente se le puede comparar con los doce apóstoles, o con los profetas del Antiguo Testamento. Cuando no estaba dedicado a predicar o enseñar o a visitar enfermos, se dedicaba a la oración y a la meditación. Los elementos de su carácter que más resaltan son una franqueza desarmante, un agudo sentido de sus limitaciones y la conciencia de haber recibido una misión a la que consagrarse con celo desmesurado, una generosidad instintiva y una verdadera pasión por el Evangelio unida a la veneración por toda la Escritura, sin olvidar el afecto fraterno hacia los cristianos bautizados y ordenados por él.

Su éxito y su herencia.
El buen éxito de la misión de Patricio se debe ante todo a la inteligente organización que supo crear en esa isla, carente de ciudades y dividida en muchas tribus o clanes, dirigidos por un jefe independiente cada una. El supo adaptarse a las condiciones sociales del lugar, formando un clero local, consagró obispos y sacerdotes y fundo monasterios y pequeñas comunidades cristianas dentro del mismo clan, sin rechazar usos ni costumbres tradicionales. Logró reformar las leyes civiles de Irlanda dejándoles todo lo bueno que tenían (que era mucho) pero añadiéndoles los principios cristianos, en vez de las enseñanzas paganas que antes las afeaban. Así consiguió que en el país toda la legislación fuera hecha de acuerdo con los principios cristianos, a pesar de las tantas persecuciones. San Patricio murió el 17 de marzo del año 461.

Bibliografia.
(1) www.es.wikipedia.org/wiki/Patricio_de_Irlanda
(2) www.personajes.biz
(3) www.biografiasyvidas.com
(4) Por el Dr. Raúl Lavalle Director de Universidad Católica Argentina (UCA). http://www.uruguayirlanda.com/es/Tradicion.php
(5) http://www.corazones.org/santos/patricio.htm
(6) www.bibliaamada.org
(7) http://sanpatricio.pais-global.com.ar/index.php/1117
(8) http://www.biblioteca-tercer-milenio.com/sala-de-lectura/Cristianismo/anglicanismo-ortodoxo.htm


Para continuar equipando su ministerio descargue la aplicación de La Fuente y suscríbase

    

Related

Historia Cristiana 6727459477046167140

Publicar un comentario en la entrada Default Comments

emo-but-icon

item