¿Quién cuida de las "parejitas" de mi iglesia?

Acompañemos el noviazgo de nuestros jóvenes con sabiduría  Existen algunos principios que podrí...


Acompañemos el noviazgo de nuestros jóvenes con sabiduría 

Existen algunos principios que podrían ayudarle a mantener el control, o por lo menos guiar, a las parejas de novios que se presentan en su grupo juvenil. Nos encanta el concepto de “cobertura”, que básicamente significa protección y ayuda. De hecho que todos estamos bajo la protección y necesitamos ayuda de alguien, en las diferentes situaciones de la vida, y ese alguien es nuestro mentor, esa figura es la que marca nuestras vidas para bendición.

Los mentores son indispensables 

Las iglesias tienen coberturas, las familias también la tienen, los mismos matrimonios necesitan buscar una figura con más experiencia para guiarles en sus decisiones. Incluso los estudiantes universitarios buscan un mentor que pueda acompañarlos a fin terminar de la mejor manera su etapa académica.

Todos necesitamos de un mentor; el mismo Jesucristo necesitó de uno: “Entonces Jesús explicó: ‘Les digo la verdad, el Hijo no puede hacer nada por su propia cuenta; solo hace lo que ve que el Padre hace’ (...) Yo no hablo con autoridad propia; el Padre, quien me envió, me ha ordenado qué decir y cómo decirlo” (Juan 5.19; 12.49 NTV).

Es urgente que Ud. prepare mentores

Todos necesitamos una cobertura, y las parejas de novios también deben tenerla. Usted debe tomar el compromiso de ver quién puede desarrollar esta gran tarea. Si las parejas de novios no tienen cobertura, entonces nadie cuida de ellas, y si nadie cuida de ellas, entonces no les reclame cuando se entere que han tenido relaciones sexuales y han quedado embarazadas.

A esta altura de la realidad, creemos que un gran porcentaje de las iglesias han tenido o tienen adolescentes y jóvenes que están quedando embarazadas. No tienen cobertura, así que nadie cuida de ellas.

El mentoreo puede hacer la diferencia

No pretendemos con este artículo buscar un culpable, sino más bien señalar lo que realmente implica el concepto de cobertura, y sobre todo cuando se trata de proteger y ayudar a dos jovencitos que están con las hormonas al máximo y los sentimientos muchas veces confusos. Es ahí que el rol de los mentores —parejas de matrimonios capacitadas— será fundamental para guiarles hacia un futuro de bendición y no de maldición.

“Escucha bien: ¡hoy te doy a elegir entre la bendición y la maldición! Recibirás bendición si obedeces los mandatos del Señor tu Dios que te entrego hoy; pero recibirás maldición si rechazas los mandatos del Señor tu Dios y te apartas de él” (Dt 11.26-28 NTV). 

Usted necesita hacerlo, su iglesia necesita hacerlo, ¡porque su generación se lo merece! Comience a sembrar hoy.

Por Pablo y Cinthia Monzón
Ellos son de Asunción, Paraguay. Cinthia es Lic. en Psicopedagogía y Pablo es periodista y locutor. Están casados hace 12 años y tienen dos hijos: Santiago (7) y Paloma (3) Son coordinadores del área Noviazgo en la Fundación Principios de Vida, donde hace 9 años desarrollan el curso para novios "UNO". Además realizan charlas, talleres y conferencias relacionadas al tema del noviazgo. 
Mail: pablosanctus@hotmail.com

Para continuar equipando su ministerio descargue la aplicación de La Fuente y suscríbase

    

Related

Jovenes y Adolescentes 5442701324539444103

Publicar un comentario en la entrada Default Comments

emo-but-icon

item