¿Cómo debería prepararse un cristiano que tiene el llamado de servir en la política?

El llamado de ir a la política no es lo mismo que un llamado pastoral. Eso hay que diferenciar. N...

El llamado de ir a la política no es lo mismo que un llamado pastoral. Eso hay que diferenciar. No olvidemos que al gobierno y la política, aunque son muy importantes, en ningún sentido se les puede dar el mismo lugar que a la iglesia.

Decir “Yo tengo un llamado a la política” hay que tomarlo con pinzas, porque la Biblia habla de un llamado al ministerio espiritual.

Y la política no es un ministerio espiritual en el sentido de ser pastor, evangelista, fundar una iglesia o ser un misionero, pero todos los cristianos tenemos el llamado de vivir nuestra vida en este mundo y ejercer una profesión honrando a Dios con esto ...
En ese sentido sí el cristiano puede tener un llamado a la política. Entonces, si un cristiano quiere entrar en la política, tiene que ver en qué área va a trabajar.

  • Uno puede estudiar Ciencias Políticas, lo que le dará una orientación de lo que es la política y le ayudará a entender cómo funciona la política, pero no necesariamente le preparará para ser buen administrador público. 
  • Si quiere ser un senador o un diputado, tiene que saber acerca de legislación. Tiene que entender cómo funcionan las sociedades, cómo funciona la economía y las relaciones internacionales. 
  • Si uno quiere ser un viceministro, depende de qué área. No es lo mismo ser un viceministro de Hacienda que uno de Educación. Tiene que ser bueno en su campo para ejercer. 
  • Si quiere ser un gobernador, tiene que saber lo que significa su departamento, necesita saber manejar plata, saber de administración, de obras públicas, de planificación de manejo de sus subalternos y de cómo relacionarse políticamente, o sea, de diplomacia. 
Hay que plantearse estas preguntas antes de ir a la política. Lo peor que podemos hacer es meter cristianos en la política, que después hagan un mal papel. El papelón en la política de un cristiano es mucho peor que el de uno que no es necesariamente cristiano o no se identifica con la fe cristiana. Y hay que diferenciar. También puede haber buenos gobernantes y buenos políticos que no son cristianos. De hecho los hay.

Este es una de las preguntas hechas a Victor Wall, Director del Instituto Bíblico de Asunción en relación al involucramiento del cristiano en la política. Lee el artículo completo haciendo clic sobre este vínculo !

Para continuar equipando su ministerio descargue la aplicación de La Fuente y suscríbase

    

Related

Enseñanza 7929083232093011709

Publicar un comentario en la entrada Default Comments

emo-but-icon

item