http-www-revistalafuente-com

¿Cuáles principios cree usted que muchos padres cristianos están descuidando en la crianza de sus hijos?

La crianza de los hijos es una de las tareas fundamentales de los padres. El ejemplo, la enseñanza...

La crianza de los hijos es una de las tareas fundamentales de los padres. El ejemplo, la enseñanza y orientación que brindamos a nuestros hijos es una herencia que permanece por generaciones. La sociedad está en busca de padres modelos dignos de imitar para una generación diferente.
A continuación le presentamos las opiniones de diferentes pastores acerca de lo que se ha descuidado en la crianza de los hijos para que crezcan conforme a la Palabra de Dios.

Descuidan sus roles como padres, y esposos, por ende hay muchas familias disfuncionales aun entre cristianos. Pueden saber principios, pero no los aplican a su vida diaria. Machismo y matriarcado son los resultados de eso. En México las estadísticas indican que, de una congregación de 100 personas, el 80% no lee la Biblia ni la practica. Han adoptado un cristianismo light, sin compromiso. Solo el 20% es radical y comprometido, así que hagamos números. Por eso necesitamos un avivamiento y reforma en la Iglesia. -- Pastor Eduardo Ortiz, México. 

Creo que no hay temor de Dios. Él nos manda a ponerlo primero, por sobre todas las cosas pero estamos repitiendo de alguna manera la historia de Israel. Tenemos que dejar de verlo como rueda de auxilio, tiene que ser el motor ¡Pero por el acuerdo y la oración, va a cambiar y habrá victoria! -- Pastor Eduardo Peredo, Argentina. 

Los principios que se descuidan son los principios bíblicos. Los padres de familia están tan inmersos en el mundo de los negocios, haciendo dinero, comprando y vendiendo, que han descuidado la instrucción personalizada de sus hijos. Los jóvenes están solos, alejados muchas veces del buen consejo. Esto los lleva a ser insensatos, negligentes, sin aprecio o compasión alguna. El padre de hogar como cabeza de la familia, debe gobernar bien su casa, amar a su esposa y a sus hijos. Nosotros descuidamos lo integral en la familia. Y vemos las responsabilidades como un desfogue para nuestra responsabilidad de instrucción hacia nuestros hijos. Deuteronomio 6:6. “Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; (7) y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes. (8) Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos; (9) y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas. (10) Cuando Jehová tu Dios te haya introducido en la tierra que juró a tus padres Abraham, Isaac y Jacob que te daría, en ciudades grandes y buenas que tú no edificaste, (11) y casas llenas de todo bien, que tú no llenaste, y cisternas cavadas que tú no cavaste, viñas y olivares que no plantaste, y luego que comas y te sacies, (12) cuídate de no olvidarte de Jehová, que te sacó de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre.” -- Pastor Alexander Leal, Guatemala. 

Creo que lo esencial es pasar tiempo con ellos, la vida de Dios se transfiere en todo momento, que el Señor nos dé sabiduría para impartir la vida de Dios primero en nuestros hijos y luego en nuestros jóvenes en la iglesia -- Pastor Claudio Garcia Ayala, Argentina. 

Creo que lo que falta es que nuestros hijos puedan ver como sus padres se aman. Esposo, amarás a tu mujer y esposa sujetate a tu marido; cuando cumplimos con estos principios tendremos hijos saludables, porque ellos viendo nuestro ejemplo no desearán otra cosa para sus vidas. Anhelarán para ellos un matrimonio y convivencia de calidad. -- Emma Adelinda Corrales Angulo, Perú.

 En muchos hogares se ha instalado la dictadura de los hijos. Los padres han perdido la autoridad delante de los hijos, por malos ejemplos, frustraciones del pasado, controversias, etc. Llegan a la iglesia pidiendo que los pastores hablemos con sus hijos porque ellos ya no saben qué hacer. Se ha perdido el principio de autoridad y orden tanto en los hogares, en los colegios, en el Estado, etc. Esto lleva a un caos, pues no hay respeto y orden. -- Pastor Hector Stete, Paraguay.

Related

Blog 5889682613045260671

Publicar un comentario en la entrada Default Comments

  1. Muy intererente y de gran bendicion el articulo. te invito a visitar mi blog sobre mas reflexiones cristianas

    en http://www.pacto-nuevo.org/

    ResponderEliminar
  2. De acuerdo a este pasaje en Salmos 127: 3-4 ..."herencia de Jehová son los hijos; Cosa de estima el fruto del vientre. Como saetas en mano del valiente, Así son los hijos..." Hemos estado fallando en dos cosas: 1- Parece que no entendemos que los hijos no son una simple cosa, son ¡HERENCIA DEL SEÑOR! un día el Señor nos pedirá que arreglemos cuentas y deberiamos temblar al saber realmente que significa algo que el Señor nos ha heredado y que debemos administrarlo no conforme a nuestros designios, sino conforme a la voluntad del Señor, por ende, ninguna decisión referente a la crianza de los hijos debería estar alejada de la voluntad del Señor, por tanto, debemos solicitar la dirección del Señor para emprender esta gran tarea, ya bien se nos dice en Deuteronomio 6:5-9 que para la instrucción a nustros hijos debemos comenzar amando al Señor con TODA nuestra vida misma, sin reservas, pero la realidad es que aún dentro del liderazgo observamos como realmente esto se ha descuidado. Además, cuando en los proverbios se nos GARANTIZA que los niños instruidos por sus padres no se apartarán del mal camino, vemos entre lineas que los padres son los primeros INSTRUCTORES a los que nuestros hijos se exponen, es decir, no deberiamos atrevernos a pensar que el futuro espiritual de nuestros hijos dependerá de que tan buen pastor tengamos en la Iglesia o en la escuela biblica, o que tan buenos maestros tendrán en la Escuela Cristina, ¡NO! eso no es asi, ya que el asunto de la isntrucción espiritual ¡NO ES DELEGABLE a nadie! es responsabilidad directa de los padres.
    2- En segundo lugar el Salmo dice que los hijos son como saetas en las manos del valiente. Lo que está diciendo es que quién traza la ruta que llevará la flecha es el padre, el padre apunta al blanco y dirige la flecha allí, obviamente el padre debe ser diestro en el uso del arco, recordemos que la valentía para lanzar a nuestros hijos a una relación personal con Cristo es responsabilidad de los padres, vemos el ejemplo de aquella gran mujer llamada Loida que con todo empeño vió como su hija Eunice siguió los caminos del Señor por ella inculcados y aún pudo ver a su nieto Timoteo siendo aquél instrumento del cual Pablo hace mención como alguien que tiene una fe no fingida. Sobre esto hay mucho de que hablar, pero oremos al Señor para que sea Él quien nos dirija y que estemos convecidos de que los principios biblicos son insustituibles para la crianza de nuestros hijos. Bendiciones. Henry HR.

    ResponderEliminar

emo-but-icon

item