http-www-revistalafuente-com

El desánimo en el ministerio

Retroceder nunca, rendirse jamás Una leyenda de la India nos cuenta de un ratón que les tenía terr...

Retroceder nunca, rendirse jamás

Una leyenda de la India nos cuenta de un ratón que les tenía terror a los gatos hasta que un mago aceptó transformarlo en gato. Esto resolvió su temor… hasta que se encontró con un perro. Entonces el mago lo convirtió en perro. El ratón convertido en gato y después convertido en perro estuvo contento hasta que se encontró con un tigre. Otra vez, el mago lo convirtió en aquello que lo atemorizaba. Pero cuando el tigre se le presentó con la queja de que se había topado con un cazador, el mago no quiso ayudarlo.
«Te convertiré nuevamente en ratón, porque aunque tienes cuerpo de tigre, tu corazón sigue siendo de ratón». La realidad de las cosas no están determinadas solo por lo que se ve sino por lo que somos por dentro.

Todos los días nos cruzamos con personas que parecen tigres, se los ve exitosos, se llevan todo por delante y gritan más fuerte, pero cuando nadie los ve, mojan con lágrimas sus almohadas, se sienten vacíos y frustrados.
Otros parecen insignificantes, pasan inadvertidos, pero son los que desde el anonimato mueven el mundo. Parecen ratones, pero sus corazones son conmovedoramente aguerridos.
Sin duda hay líderes tigres con corazón de ratón y lideres ratones con corazón de tigre. La gran pregunta es ¿qué preferimos ser?

VIDAS ORDINARIAS
David irrumpe en la historia como un ratón. Es el menor de ocho hermanos y por el entorno familiar, parece ser el menos considerado.
Quizás en lo que más nos parecemos a David es en que los sucesos más importantes de su vida no le fueron preanunciados. Su preparación y capacitación fueron parte del quehacer diario. Y cuando su vida adolescente no tenía rumbo fijo más allá de la música, su padre vino con un bastón de pastor, diciendo una frase rústica pero determinante para su destino.
-Hazte cargo de nuestro corral de ovejas en el campo.
¿Eso se parece a un “llamado”? Todo depende de la clase de corazón.
David de ahora en más tenía que tomar la decisión más importante de su juventud.
Solo mirémoslo. Ese anónimo corral se convierte en la universidad de un corazón de tigre.
La vida era ordinaria, pero el corazón estaba puesto allí. Digámoslo de una vez: David jamás hubiera derrotado al gigante si no hubiera defendido cuerpo a cuerpo frente a osos y leones esas pocas ovejas insignificantes. Hubo una escuela ordinaria, rudimentaria.
No te quejes de tu corral, ni de tus ovejas ingenuas, ni del deprimente paisaje desértico.
¿En qué corral te puso Dios? No te desanimes por estar en esa escuela.

DIOS HACE COSAS EXTRAORDINARIAS CON LOS EXPERTOS EN LO ORDINARIO

ALMAS DECAÍDAS
Hay una realidad subyacente en esta época que no podemos negar ni dejar de considerar. Muchos líderes ministeriales están desanimados. No es por falta de entusiasmo, ni siempre es por debilidad en la vida espiritual.
Es por ver que la gente no nos responde, que los esfuerzos no son tomados en cuenta, que lo que invertimos no alcanza, que las expectativas siempre son más altas, o diametralmente distintas.
Solo el que pasa por esa experiencia sabe de qué se trata. No es fácil de compartir. Mucho más difícil es encontrar alguien que nos escuche hasta el final sin presentar soluciones apresuradas. Cuando nos sentimos así es cuando nos damos cuenta de cuanta falta nos hacen los amigos cercanos, la familia y la sobrenatural comunión con el Espíritu Santo.
Las razones por las cuales el ministerio puede convertirse en una mochila pesadísima para sobrellevar pueden ser innumerables. Solo mencionaremos algunas que tienen que ver con el impacto social del tiempo que vivimos y otras con la realidad de los entornos ministeriales en que nos movemos.

Realidades postmodernas
-Lo que propones es de fácil postergación.
Pareciera que cualquier actividad, evento o reunión que organizamos, compite a la par con cualquier otro elemento que surja en la vida de los involucrados. Cuestiones climáticas, una película o partido de futbol por televisión, una celebración de cumpleaños, un turno a la peluquería, etc. Todo esto puede presentársele a cualquiera, y lo nuestro quedará relegado.
Pero más doloroso es cuando nos sentimos postergados por quienes lideran a nuestro lado.
Si ellos no están, ¿qué podemos esperar de los demás?
-El desinterés y la falta de apoyo.
Hoy nadie tiene tiempo de sobra. Lo que nos desconcierta es que la gente tenga tiempo para otras cosas tan triviales. Nunca sabrás si van a estar. No depende de la actividad, ni de la importancia de la convocatoria. Todos tenemos esa sensación al oír esas clases de no puedo. Sabemos que es un no quiero gentilmente camuflado.
-La falta de respaldo, el ser incomprendido o no ser escuchado.
Esta generación no siente compasión ni lástima a la hora de apoyar o participar si es que no les llama la atención. Ya es algo que está instalado. Por eso hay tantos sermones sobre el compromiso. Pero estos mismos, seamos sinceros, tampoco conmueven a nadie.
Muchos nos habrán hecho sentir que la falta de apoyo y comprensión nos la merecemos por no comprender primero el tramo histórico en que Dios nos ha puesto como líderes.

Nuestros jóvenes no quieren una reunión de jóvenes, sino un grupo de jóvenes que se reúna.
Es totalmente predecible el desarrollo de los programas. Son reuniones dominicales hechas un viernes o sábado con canciones que a la gente mayor no le agrada. Poco desafiante para una generación cada vez más pensante.
Si eres un excelente programador, después de un par de eventos todos se cansarán y ya no les interesará.
Los jóvenes del siglo XXI han descubierto que no es pecado no ir a la reunión de jóvenes. Eso nos parte el alma como líderes. El promedio de asistencia es nuestra alarma ensordecedora.
Es que nos dan un mensaje concreto: -no busques entretenerme porque no lo vas a lograr. -Desafíame a lo que crees que no haría y verás con sorpresa que lo hago. No midas mi fe por mi asistencia!! - Hazme pensar en otros, en la ciudad, en ayudar a los demás.
Demostrémosles que sus vidas tienen valor para cambiar el mundo y que no son una especie de marionetas que las haremos cantar, escuchar jugar, comer, etc.
Debemos tocar su lado juvenil de aventura, de grupo, de solidaridad, de evangelización.
Sienten que se los está evangelizando a ellos de por vida.

LOS JOVENES TIENEN UN SENTIDO JUVENIL QUE DEBE SER ESTIMULADO
Con la gente mayor pasa exactamente lo mismo. No hemos estimulado su lado participativo.
Dios nos ha puesto en esta época para impactar corazones con la gracia de Dios. Los matrimonios son gente capaz que puede dar más de lo que creemos. Los adultos tienen una fidelidad de hierro!

Realidades evangélicas

-Desacuerdo y distanciamiento Pastoral
Las distancias son generadoras de dudas y sospechas. Esta es una realidad en la mayoría de los líderes cristianos hoy en día. Hay estructuras, organigramas, denominaciones y jurisdicciones. La gran cuestión es quien tiene tiempo para tomar un café conmigo y preguntarme como me siento.
Cuando somos citados a una reunión informativa, probablemente el secreto a gritos sea: -no necesito hablar de ministerio ni de evaluaciones o proyección. Por favor, que alguien me escuche y sepa que dice mi corazón!!
Tengo la sensación que David recibió el bastón de pastor, y punto. Él tuvo, como muchos líderes hoy en día, que arreglárselas sólo para conducir su corral de ovejas. Allí solo, decidió que iba a estar dispuesto a dar su vida por ellas. Nadie nunca lo supo.
Hoy más que nunca, los pastores y líderes necesitamos ser pastoreados y liderados. Esa carencia nos desanima.
-La pequeñez y la comparación con otros ministerios.
Sabemos en la intimidad que no hemos sido llamados a ser igual que nadie. Pero nos lastiman las comparaciones que hacen nuestros miembros acerca de otros ministerios más desarrollados. Nos empequeñece, nos hace pensar mucho en nuestra limitación.
Lamentablemente muchos optan por irse a participar de eventos de congregaciones más grandes e influyentes. ¡Allí sí parecen comprometerse! Merece todo un análisis, pero es una realidad con la que se convive.
-Falta de visión y de objetivos
Cuando no tenemos rumbo, cualquier camino parece adecuado. Pero a la hora de mirar hacia atrás para evaluar, no tenemos resultados, porque no había objetivos. El entusiasmo es efímero y engañador cuando reemplaza a la planificación.
A esto se añade, que si miramos adelante, tampoco tenemos metas. No hemos tratado de ver hacia donde nos dirigimos.
Cuando quienes nos siguen advierten esta falta de rumbo, se desaniman primero. Un tiempo después, nos abandonan.
Allí es donde reaccionamos espasmódicamente pidiendo compromiso. No es novedad que la gente no quiere comprometerse. Hoy las personas son más sensoriales, y no puedo negar, es más estimulante y motivador ser apasionado que comprometido. Es cierto, una cosa no quita la otra, pero yo prefiero estar apasionado por mi esposa, que meramente comprometido con ella.
En el ministerio y en todos los órdenes de la vida:

EL COMPROMETIDO RECLAMA COMPROMISO, EL APASIONADO GENERA PASION.
Cuando compartimos una visión apasionante, hay seguidores fieles. (Y comprometidos!)
Revisemos que alienta nuestra motivación, porque nos desanima el no tener seguidores, solo porque no advierten hacia donde los llevamos.

Consecuencias íntimas y personales del desánimo

-Dolor en la soledad.
Sentimos desconfianza en la gente. Por desconfiar, delegamos menos, abarcamos más y todos están mirándonos a distancia.
-Nos asalta la duda
¿Será esto lo mío, lo que tengo que hacer?
Dudamos acerca del llamado y la misión. ¿Qué hago con este bastón de pastor en la mano?
-Desequilibrios físicos
Trastornos en el sueño, en el aparato digestivo, caen las defensas y nos enfermamos fácilmente.
-Mente saturada
Perdemos coherencia, claridad. Le damos mucha importancia a cosas mínimas, porque cualquier gota final, por más pequeña que sea, hace rebalsar el vaso. Por otro lado, se nos escapan las cosas más importantes, por estar abrumados.

CORAZÓN DE TIGRE
David llegó hasta la presencia del rey Saúl. Su apariencia era completamente desalentadora para lo que se esperaba de un guerrero. La comparación con Goliat era totalmente abrumadora.
Sin embargo David dice con confianza: - nadie tiene porque desanimarse a causa de este filisteo, yo mismo iré a pelear contra él (1 Samuel 17:32.)
Saúl no puede creer la determinación de este joven, pero tiene que traerlo a la realidad. Y allí mismo, David da sus razones en una frase conmovedora: A mí me toca cuidar las ovejas de mi padre... si pude defenderlas contra osos y leones… Dios estará conmigo.
Hay una esencia dentro tuyo que te llevo a decir que sí. Tu instinto salvaje, tu corazón de tigre. Dios conoce tu corazón más que vos mismo! Sabe de la esencia que está hecho! Sabe de lo que el mismo puso ahí!
La selección argentina de rugby llamada los pumas es un equipo que a primer nivel mundial, siempre está en desigualdad de condiciones. Pero un puma está concientizado en que debe transformar la adversidad en fortaleza. Con ese corazón, hinchan el pecho de emoción al cantar el himno nacional con lágrimas en los ojos. Saben que será difícil, pero han optado sobreponerse a las circunstancias.

CUANDO HAY UNA TORMENTA, LOS PAJARITOS SE ESCONDEN, PERO LAS AGUILAS VUELAN MAS ALTO.
Seguramente siempre habrá tormentas, sin embargo la actitud puede ser diferente depende del vuelo que podamos levantar. (Isaías 40:31) Volar alto no es otra cosa que tener la perspectiva de Dios.
Sin embargo sabemos que aún en medio del desánimo hay cosas que permanecen en el corazón.
Lo que queda intacto :
-El amor por el Señor
-La pasión interior
-El llamado (Efesios 4:1)
-La actitud de obediencia, paciencia y amor.

En medio del desánimo nos asalta el pensamiento demoledor de la renuncia, el abandono.
¿A quién no le pasó? Las renuncias comienzan en el corazón y la mente mientras seguimos cumpliendo nuestras responsabilidades. Nadie lo nota, pero interiormente ya hemos renunciado, solo que todavía no lo hemos comunicado.

DIOS NO ACEPTA RENUNCIAS. SU LLAMADO NO HA SIDO UN INTENTO.

Dios nunca aceptó las renuncias. No aceptó la de Moisés, Gedeón, Elías, Jeremías, Juan Marcos, ni la mía. ¿Porque ha de aceptar la tuya?

LA HISTORIA LA ESCRIBEN LOS QUE NO ABANDONAN

El caso más saliente en la biblia acerca del desánimo es el suceso que sufre el profeta Elías en el primer libro de Reyes capítulo 19.
Él cree que ha hecho todo lo que estaba a su alcance, que ha quedado solo y frustrado en medio de un pueblo idólatra y rebelde. Está sumido en la autocompasión rogando por su muerte.
Dios le salió al encuentro y trató con él como un médico celestial, brindándole un tratamiento que está dispuesto a brindárnoslo a nosotros también.

EL TRATAMIENTO DEL CIELO
El procedimiento del doctor del cielo fue el siguiente:
- Comida y bebida
(Volver a disfrutar sanamente de ambas) (vs. 5 y 6)
- Descanso
(Tomarse un retiro prudencial) Es más importante la tranquilidad y el silencio que el lugar y la duración.
- Redescubrimiento de la presencia de Dios
(El silbo apacible se percibe en la quietud) (vs. 12-13)
- Próximos pasos de la misma misión
(El Señor mismo nos muestra que pasos debemos seguir, aunque hayamos pensado dedicarnos a otra cosa) (vs. 15-17)
- Saber que no estamos solos
Armar o rearmar un equipo (da autoridad, no poder) equipos afectivos, dan paso a visiones desafiantes y a programas motivadores (vs. 18)
- Dios le dio un compañero, un socio.
(Eliseo) (vs. 21)

Luchas por algo más grande que lo que ves, que lo que organizas, que lo que lideras. Es una pequeña parte necesaria de un todo que es el reino de Dios.
Probablemente hoy nos toque ser fiel en un corral desalentador, en medio del anonimato. Pero Dios va en busca del corazón que vio en nosotros cuando aceptamos el bastón.
Vale la pena defender este corral, solo siendo fieles en lo poco estaremos preparados para cosas mayores. Te recuerdo que David pudo enfrentar con valentía al gigante, porque antes supo defender las ovejas contra todo.
No pienses en declarar tu abandono o tu renuncia.
David parecía un ratón, pero tenía un corazón de tigre, similar a al corazón que escribió las palabras de 2 Timoteo 4:7


Acerca del autor
Walter Altare, info@walteraltare.com está casado con Fabiana y tienen dos hijos, Exequiel y Mariana. Actualmente trabaja a tiempo completo en la iglesia y es presidente del Consejo de Pastores de Santa Fe. Realiza viajes por Latinoamérica dando conferencias para jóvenes, matrimonios y líderes.

Suscribete a la edicion digital en www.RevistaLaFuente.com

Related

Llamado 4298004032247099904

Publicar un comentario en la entrada Default Comments

emo-but-icon

item