¿Eres un pastor ocupado y atareado o eres uno que está sentado a los pies de Jesús, escuchándolo?

Muchos de nosotros estamos involucrados en todo tipo de trabajos, actividades y responsabilidades pa...

Muchos de nosotros estamos involucrados en todo tipo de trabajos, actividades y responsabilidades para el bien y el crecimiento de la iglesia, pero no nos sobra el tiempo para profundizar
nuestra relación con Jesús. En la edición de Julio 09 publicamos una cita
del conocido pastor y autor Henry Blackaby que dice:“Muchos de los hombres de Dios han cambiado una relación con Dios por activismo religioso. Estamos satisfechos de poder vivir, sin que la presencia, el poder y la actividad de Dios se manifieste en nuestras vidas… Y muchos pastores evalúan a sus miembros, no por su relación intima con el Señor, sino por cuan fiel ellos participan de las actividades de la iglesia, y si da su diezmo. Aquí vemos un activismo.”

La historia de Marta y Maria en Lucas 10, es un ejemplo de cómo manejar bien o mal nuestra relación con Jesús y cuáles pueden ser las consecuencias: María y Marta eran hermanas quienes vivían en el pueblo de Betania con su hermano Lázaro. María y Marta compartían el trabajo de arreglar y limpiar su casa. Había pasado mucho tiempo desde que habían visto a Jesús. Él había enseñado y predicado en muchos lugares. Y finalmente llegó Jesús a la casa de las hermanas. María estaba tan interesada que ella dejó su trabajo cuando Jesús vino. Ella se sentó cerca de él “a sus pies” (v.39) y escuchó a Jesús para no perderse una palabra que él dijera. Mientras María estaba escuchando, Marta estaba ocupada preparando todo para hospedar a Jesús (v.38). Marta se cansó de estar ocupada ella sola, así que empezó a quejarse con Jesús, “¿Señor, no te importa que mi hermana me ha dejado sola con los quehaceres de la casa? ¡Dile que venga a ayudarme!”. Jesús contestó, “Marta, Marta, te preocupes acerca de tantas cosas. Lo que María esta oyendo es más importante para ella que estar trabajando. Ella ha escogido la cosa justa y no se le quitará.”

Investiguemos el texto:
- ¿Dice Jesús que estaba mal lo que hacia Marta?
- Marta es descrita como “atareada”, con “muchos quehaceres” (v.40) y “preocupada” e “inquieta por demasiadas cosas” (v.41). Jesús responde a esto diciendo “solo una cosa es necesaria” ¿qué dice el texto fue esta cosa?
- ¿De que manera Jesús describiría tu rutina diaria? Y si tu vida se compara con la de Marta ¿Cuál sería la respuesta de Jesús para tu vida?

Jesús no corrige a Marta por su vocación de servicio. Jesús llama la atención de Marta por estar “preocupada e inquieta”. Este es un gran peligro en el liderazgo cristiano, las preocupaciones, el activismo y la presión de estar en todas las actividades nos alejan de una relación personal con Cristo. La actitud de María fue aprobada por Jesús. El servicio solo tiene sentido cuando parte del “escuchar”. El escuchar nos hace ser discípulos y los discípulos son los que pueden servir.

¡Aprendamos a vivir con los ojos abiertos para aprovechar las oportunidades de sentarnos “a los pies Jesús” y escuchar lo que nos tiene que decir!

Publicar un comentario en la entrada Default Comments

  1. Gracias hermanos editores de la fuente....este material es de edificacion para mi ministerio pastoral....Pr. Manuel Quintana - Iglesia Evangelica Bautista de Mbatovi - Paraguari

    ResponderEliminar

emo-but-icon

item